«Mi hija se desvivía por los demás y ahora ha perdido su vida»

María Ángeles muestra la fotografía de su hija./Juanjo Monzó
María Ángeles muestra la fotografía de su hija. / Juanjo Monzó

Los padres de Marta Montero hablan en el juicio de cómo era la joven antes de la brutal agresión

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Los padres de Marta Montero Montolio protagonizaron los momentos más emotivos del juicio contra Luis M. T., el hombre que maltrató a su expareja en Manises, cuando explicaron cómo era ella antes de la brutal agresión. «Mi hija se desvivía por los demás y ahora ha perdido su vida y sus recuerdos», afirmó Ángeles Montolio con voz temblorosa.

Después de dos meses de cuidados intensivos en el hospital, la joven despertó del estado patológico pero con una secuelas cerebrales muy graves. Sus padres y su hermano se turnaron para que nunca estuviera sola en los 384 días que estuvo hospitalizada.

Más información

Cuatro testigos declararon ayer que conocían los malos tratos y el acoso que sufría Marta, la joven de Manises que sufre graves secuelas cerebrales al ser asfixiada con un cable de televisión y golpeada en la cabeza con una silla por su exnovio. El juicio contra Luis M. T., con antecedentes policiales por maltratar a otras dos parejas, comenzó ayer con dos horas de retraso por el traslado en una ambulancia del procesado, desde el centro penitenciario de Picassent a la Ciudad de la Justicia de Valencia, después de que alegara una fobia enfermiza a los espacios cerrados sin que lo supiera el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia.

Luis M. reconoció haber causado las lesiones a su exnovia, aunque declaró que la golpeó tras una discusión y después de que ella le propinara dos bofetadas y un mordisco. «Me dio un ataque de locura», afirmó para explicar la violencia inusitada que empleó. También aseguró que no estranguló a Marta con el cable y dijo que creía que estaba muerta cuando él salió de la casa.

Tres compañeros de trabajo y una amiga de la víctima manifestaron que le aconsejaron que denunciara los malos tratos y el acoso que sufría, pero la joven no acudió a la policía porque temía las posibles represalias de su expareja: un hombre detallista al principio y muy celoso y violento en las últimas semanas del noviazgo.

Fotos

Vídeos