«Sin mis héroes habría muerto»

«Sin mis héroes habría muerto»
Amalia Yusta

Una anciana de 86 años homenajea en Valencia a los tres policías locales que arriesgaron su vida para rescatarla en un incendio

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

El número 3 de la calle Carteros de Valencia ha sido esta mañana escenario de un emotivo reencuentro. Asunción Iborra, de 86 años, se sentía en deuda con los tres policías locales que a principios de año se jugaron la vida para salvarla de un grave incendio que le puso, literalmente, al borde de la muerte. "Los médicos me dijeron que un minuto más y no lo cuento", recuerda de sus amargos días en la UCI. Una vez recuperada, la víctima ha planificado un encuentro con los agentes, que han acudido a mediodía para encontrarse con picoteo, refrescos, placas de recuerdo y, lo más valioso, el sincero agradecimiento de Asunción. "Sin mis héroes habría muerto", ha afirmado la mujer.

El fuego se declaró sobre las 16 horas del pasado 3 de enero, a causa de un cortocircuito en la sexta planta. El humo comenzó en la sexta planta por un cortocircuito. En pocos minutos, la escalera se inundó de humo. Unos vecinos permanecieron en sus casas, otros salieron a tiempo a la calle y Asunción, que estaba sola en el momento del siniestro, se vio envuelta por la confusión y optó por bajar a la calle desde su vivienda en el segundo piso. "Lo único que recuerdo es que en un momento todo se volvió negro, no veía absolutamente nada y empecé a respirar mucho humo". Tanto que acabó en el suelo, medio inconsciente, en un patio con nula visibilidad.

En esta angustiosa situación su única salida fue gritar. "¡Ayuda, me muero!", clamaba. Su voz languidecía con cada súplica desesperada. Y así permaneció varios minutos. Hasta que notó una mano. Era la de David Ayllón, policía local del retén de Patraix. "Me la eché al hombro para sacarla de allí". Junto con sus compañeros David Molina y Francisco Vicente lograron sacarla a la calle para que recibiera auxilio sanitario. "En una situación así, no te lo piensas. Hay que arriesgarse, para eso somos policías. No sólo estamos para poner multas o cortar calles, a vaces también salvamos vidas", han valorado los agentes homenajeados.

Los tres agentes han asegurado sentirse "alegres, felices y agradecidos" por el gesto de Asunción y el homenaje en su casa, a pocos metros del patio en el que se produjo el crucial rescate. "Por cosas como esta vale la pena ser policía, es donde notas el verdadero sentido del servicio público", han valorado.

Fotos

Vídeos