Un conductor ebrio causa dos accidentes con cinco heridos en Valencia

Dos de los vehículos implicados, en el lugar del segundo accidente./LP
Dos de los vehículos implicados, en el lugar del segundo accidente. / LP

El joven de 23 años huyó tras chocar con una moto y fue detenido por la Policía Local tras una segunda colisión contra un taxi

JAVIER MARTÍNEZ / TONI BLASCOValencia

Un conductor ebrio causó dos accidentes de tráfico con cinco heridos en la Gran Vía de Germanías y en el cruce de Maestro Rodrigo con Valle de la Ballestera en la ciudad de Valencia El individuo fue detenido por la Policía Local tras duplicar la tasa máxima de alcohol permitida.

El primer accidente tuvo lugar poco después de las once de la noche del domingo, cuando un Nissan Primera ocupado por una pareja, el conductor de 23 años y una chica de 22 años de edad, colisionó con una motocicleta en la Gran Vía de Germanías. Los individuos se dieron a la fuga con el coche sin auxiliar a los dos jóvenes que circulaban con la moto, que resultaron heridos y quedaron tendidos en la calzada.

Minutos después, el mismo turismo, que llevaba la luna delantera fracturada por el primer accidente, chocó contra un taxi en la confluencia de la avenida de Maestro Rodrigo y la calle Valle de la Ballestera. Los tres ocupantes del transporte público, el taxista y dos clientes, sufrieron heridas de diversa consideración.

El conductor del Nissan Primera fue detenido tras dar positivo en el control de alcoholemia que le realizó la Policía Local. El individuo convenció a la joven que le acompañaba para que dijera a la policía que ella conducía el coche, pero los agentes descubrieron la mentira tras interrogar a los dos jóvenes por separado.

Ella cuadruplicó la tasa máxima de alcohol y estaba muy aturdida debido a su estado de embriaguez, mientras que la prueba realizada al conductor dio un resultado de 0,54 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, el doble del máximo permitido. Los dos jóvenes resultaron ilesos. Varias patrullas del retén de Benicalap y de la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS) de la Policía local de Valencia acudieron con urgencia al lugar para auxiliar a las víctimas y regular el tráfico.

Los agentes también realizaron al conductor el test salival de detección de drogas, ya que también presentaba síntomas de haber consumido alguna sustancia estupefaciente. La chica manifestó que llevaban dos días de fiesta y habían tomado gran cantidad de alcohol.

Más sobre el tráfico en la Comunitat

Fotos

Vídeos