Hallan el cadáver de un hombre con varias puñaladas en una casa en Alcoy

Los agentes de la Policía Nacional encontraron restos de sustancias estupefacientes junto al cuerpo

R. V. / AGENCIAS VALENCIA.

La Policía Nacional investiga la muerte de un hombre, de 41 años de edad, cuyo cadáver fue hallado con heridas de arma blanca la noche del viernes en una vivienda del municipio alicantino de Alcoy.

Según informaron fuentes del cuerpo policial al parecer el hombre era toxicómano y junto al cadáver se encontraron restos de sustancias estupefacientes. La investigación seguía ayer abierta sin que se hubiera realizado ninguna detención. El juzgado de guardia de Alcoy se hizo cargo del caso y ha decreto el secreto de sumario.

También en la provincia de Alicante, en San Vicente y Alcoy, agentes de la Guardia Civil desmantelaron una organización criminal que estaba compuesta de cinco personas. Estaba especializada en el robo de vehículos con los que protagonizaban actos delictivos, como robos con violencia y también en los domicilios.

La Guardia Civil señaló en un comunicado que recuperaron nueve vehículos: seis coches, un monovolumen y dos motocicletas, algunos desguazados para su venta por piezas, tres escopetas de aire comprimido, munición de caza, ordenadores, tablets, herramientas y matrículas de vehículos robados.

San Vicente y Alcoy

La organización criminal estaba integrada por tres hombres de 36, 35 y 27 años, y dos mujeres, de 25 y 39 años. Todos ellos son de nacionalidad española, y cuatro de las detenciones se realizaron en San Vicente y la quinta en la localidad de Alcoy, según han indicado las mismas fuentes. Los detenidos están acusados de presuntos autores de un delito de pertenencia a organización criminal, 9 delitos de robo de vehículos, tres de hurto y otro de apropiación indebida.

Uno de los robos que cometió el grupo tuvo lugar a las puertas de un concesionario, cuando el propietario de un vehículo recién adquirido fue víctima de su sustracción antes de estrenar el automóvil. Nada más recibir las llaves del vehículo y tras atravesar la puerta del concesionario, paró en la rampa de acceso y bajó del mismo para preguntarle al comercial alguna duda.

El propietario no se separó ni un metro del vehículo, que había dejado arrancado, cuando uno de los detenidos saltó literalmente al asiento del conductor y robó el coche -valorado en unos 20.000 euros-, ante la mirada atónita del comercial y el propietario, que no tuvieron tiempo de reaccionar. Este modus operandi lo habían empleado ya con éxito en otras ocasiones. Seguidamente, el sospechoso se dirigió en el coche a recoger a otro compañero y juntos, por el método del tirón, robaron el bolso a una mujer sin bajar del coche, arrastrándola unos metros.

Fotos

Vídeos