Un guardia civil salva la vida a hombre de 60 años en un bar de Sueca

Un guardia civil salva la vida a hombre de 60 años en un bar de Sueca

El cliente del establecimiento estaba en estado crítico por una parada cardiorrespiratoria y la actuación del agente fue determinante

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

La Guardia Civil de Corbera auxilió a un hombre de 60 años que se encontraba en estado de parada cardiorrespiratoria en un bar de Sueca, según informó el instituto armado en un comunicado. Los hechos ocurrieron sobre las 8.30 horas del pasado martes. Los agentes que estaban de servicio en Sueca fueron requeridos por los empleados de un establecimiento del municipio porque un cliente se encontraba en el suelo y desconocían qué le pasaba.

Uno de los guardias civiles, en colaboración con la Policía Local de Sueca, inicio un masaje cardiaco a esta persona hasta que llegaron los efectivos médicos del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). El hombre, que se encontraba en estado crítico, fue trasladado al Hospital de La Ribera de Alzira para un reconocimiento exhaustivo. Desde la Benemérita destacan la "determinación" con la que actuó el agente en las labores de reanimación, que evitaron las consecuencias de la parada cardiorrespiratoria.

Se da la circunstancia que este guardia civil es una de las seis personas que reanimaron el pasado lunes a un hombre de 53 años que sufrió un paro cardíaco en el polideportivo de Benetússer. Un policía local de Albal, el guardia civil de Corbera, un policía nacional y tres vecinos se turnaron para practicar maniobras de reanimación cardiopulmonar e insuflar aire a la víctima durante 20 minutos aproximadamente mientras esperaban la llegada de una ambulancia del SAMU.

Los hechos ocurrieron sobre las 21 horas del lunes cuando un gran número de personas asistía a una clase de kárate en el polideportivo municipal. El hombre de 53 años, cuya identidad responde a las iniciales P. V. H., sufrió una parada cardiorrespiratoria y cayó al suelo. Tras la rápida asistencia de sus compañeros de clase, tres de ellos miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, la víctima mantenía sus constantes vitales cuando llegó la Policía Local de Benetússer y un equipo médico del SAMU.

Tras estabilizarlo con un desfibrilador, los sanitarios trasladaron al hombre a Hospital La Fe, donde quedó ingresado en la unidad de cuidados intensivos. Los dos policías y el guardia civil se encontraban fuera de servicio cuando auxiliaron a la víctima. El polideportivo donde ocurrieron los hechos no dispone de desfibrilador. Una patrulla de la Policía Local de Alfafar llevó también uno de estos aparatos médicos.

Fotos

Vídeos