La Guardia Civil y un vigilante rescatan a un bebé que pasó media hora encerrado en un coche

Un vigilante rompió una ventanilla para auxiliar a la niña y poco después llegaron los padres, que dijeron que olvidaron a su hija dentro del vehículo

JAVIER MARTÍNEZValencia

Una patrulla de la Guardia Civil y un vigilante de seguridad rescataron el viernes a un bebé de un año que permaneció encerrado cerca de media hora en el coche de sus padres en el centro comercial Bonaire de Aldaia por un supuesto olvido de sus padres. Los hechos ocurrieron a última hora de la tarde en el aparcamiento. Una persona dio la voz de alarma al percatarse de que había una niña dentro de un coche estacionado cerca de las tiendas. El vehículo de color blanco estaba cerrado. El bebé dormía en su silla de seguridad en la parte trasera del turismo, pero el intenso calor había elevado mucho la temperatura en el interior del coche.

Dos vigilantes acudieron con urgencia al aparcamiento. Una veintena de personas rodeó el automóvil en pocos minutos para interesarse por el estado de la pequeña. Algunas temían que la niña estuviera inconsciente y pidieron a gritos que alguien rompiera la ventanilla. «Tenía la carita muy sudada y no se movía. La verdad es que nos asustamos un poco. Parecía que estaba durmiendo pero no lo teníamos claro», explicó una mujer que presenció el rescate de la menor.

Poco después llegó una patrulla de la Guardia Civil pero fue un vigilante quien rompió con su porra una de las ventanillas delanteras, con la autorización del agente del instituto armado, para sacar al bebé del vehículo. Varios de los testigos aplaudieron la acción. «La niña llevaba media hora en el coche por lo menos. Cuando se lo dijimos al guardia hizo lo más normal», añadió la testigo.

Una vigilante del centro comercial cogió en brazos a la pequeña y le dio agua de una botella que trajo otra persona. «La niña lloró un poquito cuando llegó su madre un poco después y la achuchó», manifestó la mujer. Los guardias civiles y algunos de los presentes reprendieron a los padres por su imprudente acción. Estos explicaron que habían dejado a su bebé en el coche por un olvido mientras realizaban unas compras en una tienda cercana. Los agentes identificaron a la pareja para realizar luego las diligencias.

En septiembre de 2014, la Guardia Civil de Alfafar imputó un delito de abandono de un menor a una pareja que dejó encerrado a su hijo de cuatro años media hora en un coche. Los padres entraron en un concesionario de Mercedes y decidieron que el pequeño siguiera durmiendo en el vehículo pese a las altas temperaturas. En 2003, una niña de 18 meses murió asfixiada en un coche en Andorra. La menor pasó siete horas en el vehículo en un aparcamiento porque su padre se fue a trabajar y olvidó llevarla a la casa de la cuidadora.

Fotos

Vídeos