La Guardia Civil identifica a un hombre que causó cuatro incendios en una hora y media

Un agente del Seprona inspecciona el foco de un incendio. / guardia civil
Un agente del Seprona inspecciona el foco de un incendio. / guardia civil

Uno de los fuegos se inició a 50 metros de unas viviendas, mientras que otros afectaron a la circulación de vehículos y una persona resultó herida

R. C. VALENCIA.

La Guardia Civil ha identificado a un vecino de Castellón como supuesto autor de cuatro incendios forestales y agrícolas, todos ellos intencionados, que afectaron a una superficie cercana a los 2.000 metros cuadrados en las localidades valencianas de Sot de Ferrer, Alfara de la Baronía y Sagunto. La actuación policial se inició el pasado 30 de julio, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que se habían producido cuatro incendios, dos agrícolas y dos forestales, en los citados términos.

Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Segorbe iniciaron una investigación para esclarecer los hechos. Los especialistas comprobaron que los fuegos fueron causados en el transcurso de una hora y media aproximadamente, y que la superficie quemada afectó a 1.100 metros cuadrados de terreno forestal y otros 1.000 metros de terreno agrícola.

También constataron que uno de los incendios se inició a unos 50 metros de unas viviendas, y los otros fuegos afectaron a la circulación de vehículos, además de que un agente tuvo que ser atendido al presentar quemaduras de primer y segundo grado en el brazo.

Tras realizar numerosas gestiones, los investigadores de la Guardia Civil pudieron identificar y localizar a un varón, de 42 años de edad y vecino de Castellón, como supuesto autor de los cuatro incendios intencionados.

Al individuo investigado ya le constaban antecedentes por hechos de similares características, según informaron las mismas fuentes del instituto armado. Las diligencias que realizaron los agentes del Seprona de la Guardia Civil fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Segorbe.

La lucha contra los incendios forestales intencionados suma todos los años un gran número de detenidos, pero es muy difícil obtener pruebas periciales que tengan valor en un proceso judicial. Por ello, el 90% de las diligencias de investigación iniciadas por la Fiscalía Provincial de Valencia sobre incendios forestales en 2015 terminaron archivándose. En concreto, de los 97 expedientes incoados 88 terminaron sin dar ningún tipo de fruto. Estos datos refuerzan el argumento de las dificultades que encuentran no sólo los investigadores de la Guardia Civil, sino también los fiscales y jueces a la hora de demostrar inequívocamente quién es el responsable de un incendio forestal.

En 2104, un hombre aceptó dos años de prisión por prender fuego al monte en Vilarmarxant y poner en riesgo la vida de los inquilinos de unos chalés muy próximos al inicio de las llamas. Tras cumplir la condena, el individuo permaneció bajo libertad vigilada otros dos años.

Los hechos se remontan a octubre de 2012. El procesado utilizó un mechero para causar los dos fuegos. En el primero, se encontraba a menos de 100 metros de unas viviendas en el paraje de Les Plantaes. A continuación, se desplazó a otro lugar y ejecutó la misma acción. De nuevo existían casas en las proximidades. El acusado era consciente de que el fuego se propagaría de forma muy rápida por las características del lugar y condiciones meteorológicas.

Fotos

Vídeos