La Guardia Civil detiene a un agresivo tironero que actuaba en Alfaz del Pi

La Guardia Civil detiene al tironero.
La Guardia Civil detiene al tironero. / Guardia Civil de Alicante

El violento tirón del corpulento marroquí a un noruego de 72 años, le causa la fracturas en los dos hombros, por las que tuvo que intervenido quirúrgicamente de urgencia

LAS PROVINCIASValencia

La Guardia Civil de Alicante ha detenido, en Altea, a un hombre de nacionalidad marroquí (27 años), como presunto autor de varios delitos de robo con violencia y un delito de hurto.

Varias semanas atrás, en las calles de l’Alfàs del Pi, un ciudadano Noruego de 72 años, que se encontraba de vacaciones en nuestro país sufrió un robo muy violento. Un hombre joven marroquí, de más de metro ochenta de altura, agarró literalmente el reloj de pulsera del turista y tiró con fuerza de él para arrancárselo de la muñeca.

El reloj, de una conocida marca suiza y valorado en más de 24.000 euros, no quiso soltarse del brazo del hombre en un primer momento, y el agresor tampoco cejó en su pretensión. De esta forma, la víctima, de avanzada edad, fue derribada por el empuje y arrastrada durante unos segundos.

Finalmente el supuesto ladrón, logró forzar la correa del reloj, y escapó con el botín dejando al hombre en el suelo malherido: el violento tirón le había producido la fractura de los hombros.

Agentes de la Guardia Civil de Altea comenzaron una investigación, nada más tener conocimiento de los hechos, para lograr averiguar el paradero y la identidad del presunto ladrón. Los investigadores tuvieron conocimiento de otro caso similar, también en la misma localidad. En esta ocasión, un individuo con idéntica descripción, le había robado el bolso a una mujer española de 64 años, mediante un agresivo tirón que le hizo caer violentamente al suelo.

Al parecer, el presunto ladrón escogía a sus víctimas en función de la edad de éstas, aprovechándose así de la vulnerabilidad propia de las personas mayores, y que además eran fácilmente identificables como turistas, no mostrando ningún tipo de escrúpulos a la hora de ser violento con ellas.

A raíz de estos hechos, los agentes analizaron la diferente información de los testigos, y revisaron cientos de horas de grabaciones de cámaras de seguridad en los alrededores de los lugares donde se habían cometido los hechos. Así la investigación se fue centrando en un hombre, de nacionalidad marroquí, de casi 1,90 m. de altura y 27 años.

Tras tomarles declaración de nuevo, esta vez mostrándoles la fotografía del presunto ladrón, los afectados reconocieron sin ningún género de dudas a su agresor, que fue finalmente detenido por los agentes en las calles de Altea, tras su localización.

El detenido, que se enfrenta a cargos por 2 delitos de robo con violencia e intimidación, y un delito de hurto, ha sido puesto a disposición judicial, decretándose su libertad provisional a la espera de juicio. La investigación sigue abierta, y no se descarta que puedan imputársele más delitos, a medida que sea reconocido por los afectados en otros hechos similares.

Fotos

Vídeos