La policía halla en una casa de Vallada los cadáveres de una mujer y un hombre de 49 y 40 años

La caseta de Vallada donde han sido encontrados los dos cadáveres./LCP
La caseta de Vallada donde han sido encontrados los dos cadáveres. / LCP

La investigación apunta a una posible intoxicación por humo al detectar restos de una fogata y no haber signos de violencia en los cuerpos

M. GARCÍA/A. TALAVERA

Una posible intoxicación por humo podría estar detrás de la muerte de dos personas cuyos cadáveres aparecieron en el interior de una caseta de aperos en la localidad de Vallada. Agentes de la Policía Nacional de Valencia hallaron, hacia las diez de la mañana de ayer, los cuerpos sin vida de una mujer y un hombre de 49 y 40 años de edad, respectivamente, ambos sin signos aparentes de violencia. Angustias, la mujer fallecida, había nacido en Córdoba, aunque residía en la ciudad de Valencia. Por su parte, la otra víctima procedía de Mali.

Alrededor de las dos de la tarde se produjo el levantamiento de los dos cadáveres por parte del retén judicial que acudió hasta la zona, situada muy cerca del casco urbano de la localidad de La Costera. Las primeras hipótesis apuntan a que la causa de la muerte podría ser la inhalación de humo al hallarse restos de una fogata en el interior de la casa, aunque la investigación se mantiene abierta a la espera de la autopsia que se realizará hoy sábado.

Fuentes cercanas a la investigación apuntaron que los cuerpos podrían llevar varias semanas en la caseta hasta que ayer se produjo el macabro descubrimiento. Los efectivos de la Policía Nacional de Valencia forzaron la puerta para acceder al interior de la misma al haber un candado en la cerradura.

Acceso a la caseta en la que han sido hallados los cuerpos.
Acceso a la caseta en la que han sido hallados los cuerpos. / LCP

En la caseta, que carecía de luz y de agua, los agentes hallaron al hombre sentado en un sillón y a la mujer en el suelo del baño, sin que hubiera signos de violencia ni de que se hubiera producido algún tipo de lucha entre ellos o con una tercera persona. Por este motivo, y porque no había indicios de que se hubiese forzado la entrada, todo hace sospechar que se deba a una intoxicación por una mala combustión.

La hermana de la fallecida denunció su desaparición el pasado domingo en la ciudad Badajoz, según informaron a Europa Press fuentes policiales. Esta persona y otros familiares consultados afirmaron que la víctima podría tener problemas psicológicos.

La investigación arrancó tras la denuncia de la desaparición de la mujer fallecida. En la operación, que llevaron a cabo efectivos del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional de Valencia, y que concluyó ayer con el hallazgo de los dos cuerpos, también colaboró la Policía Nacional de Badajoz.

El marido de Angustias, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, había relatado que su mujer se había ido con un compañero de piso. Ante sus requerimientos, días después, la mujer había respondido bloqueando su teléfono para que este no le pudiera enviar más mensajes. La mujer abandonó su domicilio el 30 de octubre del año pasado.

Los vecinos de la localidad valenciana de Vallada consultados ayer por LAS PROVINCIAS explicaron que la mujer había comprado recientemente la caseta de aperos, pero al no ser vecina de la localidad «no la habíamos echado en falta. No sabíamos de ella ni de su vida». Otra vecina apuntó que habían visto a la víctima por el municipio en alguna ocasión pero no tenía arraigo en la misma.

Otros casos similares

De confirmar hoy la autopsia que la muerte de estas dos personas se debe a una intoxicación provocada por inhalación de humo, se sumaría a una larga lista de fallecidos cada invierno por causas similares. Algunos de los casos más dramáticos en los últimos años han sido el de una pareja de octogenarios que falleció en 2015 en su casa de Albalat de la Ribera debido al humo por una mala combustión.

Otro caso que conmocionó a Sueca fue el de una joven pareja que murió por inhalación de gas en una caseta de campo del término en 2014. Los jóvenes de 21 y 25 años se encontraban en esta pequeña casa de aperos y un hornillo de gas hizo que se consumiera todo el oxígeno de la estancia sin que la pareja pudiera ser consciente de lo que sucedía.

Fotos

Vídeos