«Empujé el carrito para salvar a mi hijo. Pedí permiso para pasar», señala la víctima

H. E./J. M. VALENCIA.

Fuensanta Díaz todavía tuvo el coraje de actuar con rapidez para salvar la vida de su bebé, de tan sólo seis meses de edad. «Empujé el carrito para salvar la vida de mi hijo», dijo a sus familiares antes de ser intervenida en el hospital. Los reflejos de la chica, que ya sabía que la puerta se le iba a venir encima, fueron fundamentales para que la desgracia no se hiciera mayor en la mañana de Reyes. Fuentes del entorno de la herida aseguraron que la chica incluso llegó a pedir a los operarios permiso para poder cruzar. Fuensanta inició la marcha con el carrito una vez obtuvo la autorización solicitada. «Me tenía que haber esperado a que pasara el camión», señaló la víctima en plena acera, según señaló uno de los primeros testigos que acudió a rescatar a Fuensanta de debajo de la puerta de más de una tonelada de peso.

La Policía Científica pidió a los empleados del club las grabaciones de las cámaras instaladas en Mestalla para ver si se pueden determinar con mayor precisión las causas del accidente que estuvieron a punto de aplastar a Fuensanta y su bebé.

El Valencia Club de Fútbol envió de inmediato al lugar de los hechos a varios empleados que se pusieron a disposición de la policía para ayudar a aclarar lo sucedido. Además, el club emitió un comunicado y estuvo en contacto todo el día con los familiares de la chica. Desde el club optaron por no pronunciarse sobre si los topes de la puerta estaban colocados o no y se ciñeron a la investigación policial abierta. La intención de los familiares de Fuensanta es la de denunciar al Valencia Club de Fútbol por la imprudencia. En el interior del estadio se estaba preparando la carroza para la cabalgata.

Fotos

Vídeos