Cae una red que distribuía medicamentos ilegales contra la leucemia y la psicosis

Un guardia civil durante uno de los registros. / guardia civil
Un guardia civil durante uno de los registros. / guardia civil

Los fármacos falsificados no pasaban controles sanitarios y se vendían desde Teruel y Valencia

J. F.VALENCIA.

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal que se dedicaba a la importación, exportación, fabricación y distribución de medicamentos ilegales a partir de una denuncia de un laboratorio iraní. La operación Ayúrveda se ha desarrollado por la Unidad Central Operativa (UCO) en las provincias de Teruel, Barcelona, Castellón, Sevilla, Valencia y Madrid.

La investigación de la Guardia Civil se inició tras recibir un comunicado de la Agencia Española del Medicamento (AEMPS), en el que se ponía de manifiesto una denuncia de un laboratorio farmacéutico iraní que encargó y pagó una serie de medicamentos a un laboratorio farmacéutico español y nunca recibió las medicinas ni le devolvieron el dinero.

A partir de la información emitida por la AEMPS, la Guardia Civil descubrió una trama de fabricación y distribución ilegal de medicamentos desde España a varios países de Asia, África, Europa y América. En concreto son 16 los implicados entre los detenidos e investigados por un delito contra de la salud pública, blanqueo de capitales y estafa. Los fármacos falsificados estaban destinados a tratamientos de distintas patologías, como leucemia, psicosis y síndromes de ansiedad e incluso afecciones cardiacas graves, destacando entre todos la penicilina, la heparina y la morfina.

Durante el proceso se contó con la ayuda de la Oficina de Investigación Criminal de la Food & Drugs Administración de EEUU, la cual relacionaba al laboratorio español y a su administrador con otro situado en la ciudad de Mumbay (India).

Las investigaciones de la Guardia Civil les llevaron a la provincia de Teruel, donde se encontraba el laboratorio y otra empresa farmacéutica que compartían ubicación y administrador. A partir de ahí, los agentes descubrieron la relación comercial con otras empresas del sector ubicadas en Valencia, Barcelona y Sevilla. Otra persona fue investigada también en Castellón.

Además, estas empresas tenían contactos con otras situadas en Francia, Inglaterra, Estados Unidos e India para fabricar y distribuir los falsos medicamentos. La vía más común de distribución era mediante el acondicionamiento o fabricación de los medicamentos, habiendo introducido los principios activos de los mismo en India o China, y usando documentación falsas de los mismos para su posterior distribución. También se detectaron medicamentos fabricados irregularmente a los que se les dotaba de prospectos, embalajes y etiquetados falsos.

Fotos

Vídeos