Detenidos el abuelo y los padres de un bebé en Granada por tirarlo a la basura tras nacer

El recién nacido apareció en una de las cadenas de clasificación de la planta de basuras./Ramón L. Pérez
El recién nacido apareció en una de las cadenas de clasificación de la planta de basuras. / Ramón L. Pérez

Tras un mes de búsqueda, la Guardia Civil ha entregado al progenitor, a la madre del niño, de 23 años, y al padre de éste como autor material del homicidio

JOSÉ RAMÓN VILLALBA Y QUICO CHIRINOGranada

Encontrar una aguja en un pajar o hallar un grano de arroz en una playa. Algo mucho más complicado han logrado los investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil tras detener a la madre del bebé aparecido muerto en la planta de basuras de Alhendín (Granada) el pasado 17 de enero. Se trata de una joven con 23 años procedente de una familia desestructurada y que vivía en unas condiciones infrahumanas, según ha podido saber IDEAL de fuentes consultadas en el ámbito judicial.

Además de la joven detenida, que no acudió a ningún centro de salud ni hospital durante los nueve meses de gestación ni durante el parto, la Guardia Civil ha arrestado al padre de la madre del bebé y al progenitor de la víctima, de 26 años. Todos de nacionalidad española. El abuelo del neonato está acusado por su hija y también madre del recién nacido de ser el autor material de la muerte del pequeño. La pareja y padre del bebé está acusado de encubrimiento, aunque su vinculación con los hechos es aparentemente tangencial. Los tres pasarán este jueves a disposición judicial.

Cuando la mujer se puso de parto, fue su padre quien la asistió en su propio domicilio. El crío murió poco después de nacer.

De hecho, en las pocas pruebas que existían antes de la detención de la madre se había detectado ADN de otra persona en el cuerpo del pequeño, supuestamente, quien colaboró en la desaparición o la muerte del neonato. Las pruebas de ADN tardan y los resultados aún deben de confirmar si ese ADN es el del padre de la parturienta. Ella dice que el autor material de la muerte del pequeño es su padre, es decir, el abuelo del bebé, quien presuntamente lo golpeó contra el suelo cuando nació, para después meterlo en una bolsa de basura y dejarlo en un contenedor.

La colaboración ciudadana ha sido determinante para resolver este caso que comenzó a investigarse el miércoles 17 de enero del presente año. Después de la difusión informativa del hallazgo del bebé muerto en una planta de basuras -una exclusiva de IDEAL-, algunos mirarían en su entorno para ver si el embarazo de la vecina había llegado a buen término. Algo así ocurrió con un ciudadano, que avisó de que una conocida estaba embarazada y el bebé no aparecía por ningún lado, pese a que ya había dado a luz. En ese momento saltaron todas las alarmas y los investigadores comenzaron a indagar más a fondo. Un trabajo de matrícula de honor que tuvo como objetivo desde el inicio conseguir una prueba irrefutable de que ella era la madre y el otro joven de 26 años, el padre.

El ADN ha sido fundamental para centrar el caso. Antes de este hallazgo, los investigadores dieron vueltas y vueltas por centros de salud, hospitales y consultorios para saber si alguna embarazada había aparecido con un sangrado tras dar a luz o simplemente si alguna mujer controlada durante el embarazo había desaparecido sin dar razón del nacimiento de su neonato. No hubo suerte y por ello la jueza instructora del caso decidió archivar las diligencias a espera de nuevas pruebas que permitieran reabrir la instrucción.

Dio a luz en casa de su padre

No acudió a ningún centro sanitario para dar a luz. Presuntamente parió en la casa de su padre y con la ayuda de él, quien le asistió durante el parto. De hecho, en las pocas pruebas que existían antes de la detención de la madre se había detectado ADN de otra persona en el cuerpo del pequeño, supuestamente, quien colaboró en la desaparición o la muerte del neonato. Las pruebas de ADN tardan y los resultados aún deben de confirmar si ese ADN es el del padre de la parturienta. Ella ha declarado que el autor material de la muerte del pequeño es su padre, es decir, el abuelo, quien presuntamente lo golpeó contra el suelo cuando nació, para después meterlo en una bolsa de basura y dejarlo en un contenedor.

Sí queda claro en este caso policial, el gran trabajo desarrollado por los investigadores para dar con la madre y la frialdad con la que ha actuado esta joven para deshacerse de su hijo, después de un embarazo de nueve meses. Es madre de otro bebé de 18 meses. El pequeño nació con vida y la autopsia dejaba abierta la posibilidad de que hubiera fallecido por un problema respiratorio (asfixia), aunque sin descartar al 100% que fuera por los golpes recibidos. El resultado definitivo de la autopsia aún no está y puede arrojar mucha luz sobre este caso.

Fotos

Vídeos