Detenidos tres hombres y una mujer por secuestrar a un traficante de drogas en Turís

Un vehículo de la Guardia Civil aparcado junto al Palau de Justicia de Picassent. / LP

La Guardia Civil de Chiva arrestó también a la víctima tras registrar su casa y confiscar 800 gramos de heroína que intentó robar un clan

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La Guardia Civil de Chiva ha detenido a cuatro miembros de una misma familia, tres hombres y una mujer, por secuestrar a un presunto traficante de drogas en Turís para robarle 800 gramos de heroína. Una de las cuatro personas arrestadas ingresó en prisión y las otras tres quedaron en libertad tras pasar a disposición judicial en Catarroja y Picassent, aunque siguen acusadas de los delitos de detención ilegal y lesiones, según informaron ayer fuentes jurídicas.

Los violentos hechos ocurrieron en el mes de abril del año pasado. La víctima logró escapar cuando su captores lo trasladaron en un coche desde Catarroja a Turís y pidió ayuda a una patrulla de la Policía Local. Tras denunciar el secuestro, el hombre alertó también a los agentes de que los individuos que le habían secuestrado tenían intención de asaltar la vivienda donde él residía en Turís.

Tras ser informada de estos graves hechos, la Guardia Civil de Chiva se hizo cargo de las investigaciones y registró la casa de la víctima. Los agentes detuvieron a este hombre por un delito de tráfico de drogas tras intervenirle 800 gramos de heroína en su casa. El alijo confiscado está valorado en cerca de 25.000 euros, según la Oficina Central de Estupefacientes, un grupo de coordinación policial que realiza las valoraciones de droga solicitadas por los juzgados.

Una vez que el presunto traficante ingresó en el centro penitenciario de Picassent, la Guardia Civil de Chiva continuó las investigaciones para identificar a los autores del secuestro.

Diez meses después, los agentes del instituto armado detuvieron a cuatro personas por su presunta implicación en los hechos. Los arrestos se produjeron el pasado miércoles en dos localidades de la comarca de l'Horta. Los detenidos son miembros de una misma familia de etnia gitana, concretamente dos hermanos, su padre y la novia de uno de ellos.

El presunto traficante se encuentra ahora en paradero desconocido tras pasar una temporada en la cárcel y obtener la libertad provisional a la espera de un juicio por tráfico de drogas, según informaron las mismas fuentes jurídicas. Cuando logró zafarse de sus raptores el año pasado, el hombre declaró que no les vio la cara porque le pusieron una bolsa en la cabeza cuando lo encerraron en una vivienda de Catarroja. El secuestro duró unas 15 horas.

Fotos

Vídeos