Detenidos dos policías locales de Estepona por la presunta agresión sexual a una joven

Jefatura de la Policía Local de Estepona./ SUR
Jefatura de la Policía Local de Estepona. / SUR

Los agentes habrían acudido a la vivienda de la víctima y sus amigos tras haber acordado que no los multarían por conducir bebidos

CHARO MÁRQUEZ

Dos policías locales de Estepona fueron ayer detenidos por su presunta implicación en la agresión sexual a una joven de 18 años el pasado sábado en el municipio tras parar el vehículo en el que viajaba. A los agentes, de 37 y 38 años, se les imputan la supuesta comisión de delitos de agresión sexual, amenazas, prevaricación y contra la salud pública.

El sábado por la noche la víctima, junto un amigo y una amiga, llegaron a Estepona para pasar unos días de descanso tras haber acabado el examen de selectividad. El vehículo en el que viajaban fue detenido por los dos agentes que preguntaron a la persona que conducía si había tomado alcohol, a lo que éste respondió afirmativamente, argumentando que estaban de celebración. Ante esta contestación, los agentes le pidieron a los tres jóvenes que dejaran aparcado el coche le pidieron a continuación un taxi para que los trasladara a su domicilio y se ofrecieron a llevarles el coche cuando finalizaran su jornada laboral

El grupo de jóvenes, según su versión, mantuvo una conversación con los agentes para tratar de evitar la multa, a lo que supuestamente éstos accedieron y quedaron en pasar por la casa para tomar algo.

Los agentes se ofrecieron a llevarles el coche a su casa cuando terminaran la jornada laboral

Momentos después de que los tres amigos llegaran a su edificio, se habrían personado los dos agentes en el coche particular de uno de ellos y, tras mantener una breve conversación amistosa, les habrían propuesto a los jóvenes subir al domicilio, a lo que accedieron al ser policías.

Los agentes se presentaron en la vivienda uniformados y portando cocaína, según narró la víctima. Ante esta situación, su amiga habría salido de la casa con un ataque de ansiedad y llamó al 061 y a la Policía Nacional. Mientras tanto los agentes habrían desnudado a la joven, a la que habrían colocado la droga sobre el cuerpo desnudo y comenzaron a consumir. Según aseguraron, el amigo que aún permanecía en la casa pidió a los policías que pararan al considerar que se estaban sobrepasando, pero uno de los agentes lo sacó de la habitación. Fue en este momento, cuando la joven se quedó sola, cuando supuestamente sufrió la agresión sexual.

Según fuentes policiales, cuando la Policía Nacional y el 061 se personaron en el lugar, lo sanitarios atendieron a las dos jóvenes y se inició el protocolo de agresión sexual. Posteriormente la chica fue trasladada al Hospital Costa del Sol.

Activado el protocolo para este tipo de casos y tras el traslado de la víctima al centro hospitalario, se recabaron los testimonios de todos los posibles testigos y se dio cuenta a la autoridad judicial de todo lo actuado.

Detención de un compañero

Como resultado de todo ello, se procedió, por parte de la Policía Local, a la detención de uno de ellos, mientras que el segundo fue localizado y detenido por la Policía Nacional en la casa del primero.

Las mismas fuentes policiales han aclarado que los dos agentes no formaban parte de un dispositivo de la Policía Local para el control de alcoholemia, «porque estos dispositivos requieren de un mayor número de agentes», sino que habrían parado el vehículo de los tres jóvenes dentro de sus funciones normales de control del tráfico.

La detención de los dos agentes cayó ayer como un jarro de agua fría entre los compañeros del Cuerpo, más aún cuando tuvieron que proceder a la detención de uno de ellos. El jefe de la Policía Local, Alfredo Torres, lamentó los hechos, aunque no pudo dar detalles de la actuación de los policías la noche de la presunta agresión, porque se encontraba fuera de servicio. Lo que sí confirmó el jefe del cuerpo es que no se trataba de un control de alcoholemia, sino de una intervención rutinaria.

Fotos

Vídeos