Detenidos dos hombres tras una persecución de más de 60 kilómetros en un vehículo robado

La huída arrancó en Gandia y los ocupantes del vehículo circularon a hasta 130 kilómetros por hora en núcleos urbanos hasta llegar a Llaurí

EUROPA PRESSValencia

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos hombres tras una persecución de más de 60 kilómetros por cinco términos municipales con un vehículo robado, en el que llegaron a circular a hasta 130 kilómetros por hora en núcleos urbanos, según ha informado la Jefatura Superior en un comunicado.

La persecución se inició cuando los agentes observaron un vehículo estacionado en contra dirección en una plaza céntrica de Gandia y, al acercarse los ocupantes, iniciaron una veloz huída en sentido contrario. Una vez les dieron el alto en la intersección de dos calles, al bajar los policías del vehículo, los sospechosos aprovecharon para acelerar bruscamente y darse de nuevo a la fuga.

Según la Policía, durante más de 60 kilómetros que duró la persecución, condujeron con "extrema agresividad", invadiendo las aceras, derrapando en las curvas, incluso frenando bruscamente para colisionar con el vehículo policial que les precedía

La huída llegó hasta la población de Llaurí cuando el vehículo perseguido, al girar bruscamente, golpeó contra un vehículo policial, momento que aprovecharon los sospechosos para emprender la fuga a pie. Los sospechosos fueron detenidos a escasos metros de la colisión, aunque presuntamente ofrecieron una "fuerte resistencia" hacía los agentes y provocaron lesiones a dos de ellos.

Los detenidos son dos hombres de 31 y 41 años, de nacionalidad española, a quienes se les atribuyen los delitos de robo/hurto uso de vehículo; contra la seguridad vial y atentado agente de la autoridad.

Los hechos han ocurrido sobre las 2.40 horas de la madrugada en Gandia cuando los agentes que realizaban labores de prevención de la seguridad ciudadana observaron en la plaza de España un vehículo estacionado en sentido contrario con dos ocupantes en su interior.

Huída por la N-332

Los policías se aproximaron para averiguar el motivo aunque, al percatarse de la presencia policial, el coche inició la huída, haciendo caso omiso a las indicaciones policiales. El vehículo fue interceptado nuevamente en una intersección cercana. En el momento en que los agentes volvieron a bajar del vehículo, este aprovechó para acelerar bruscamente y darse a la fuga otra vez en dirección a València por la N-332.

Los agentes iniciaron el seguimiento, según la Policía, "respetando en todo momento las normas de circulación", a la vez que facilitaban comunicados constantes de la ubicación del vehículo a través de la sala del 091 para la colaboración con el resto de indicativos.

Durante el seguimiento el vehículo circuló por las poblaciones de Xeraco, Tavernes de la Valldigna, Favara y Llaurí, durante más de 60 kilómetros, en los que presuntamente realizaron maniobras como "invadir la calzada contraria, frenar bruscamente para colisionar con el vehículo policial que le precedía, así como circular a más de 130 km/h en núcleos urbanos con la peligrosidad para los viandantes que encontraban en la calle".

En esta localidad de Llaurí, donde finalmente fueron detenidos los ocupantes del coche, se incorporó un indicativo de Guardia civil que colaboró con los agentes en la detención. Los policías averiguaron que el vehículo figuraba sustraído, así como intervinieron una gran cantidad de cables que se habían usado para arrancar el vehículo de forma ilícita, y dos destornilladores bajo el asiento del conductor.Los detenidos, con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial.

Fotos

Vídeos