Detenido un pederasta que acosó a 40 menores a través de una red social

Un policía visiona las fotos intervenidas a un pedófilo. / lp
Un policía visiona las fotos intervenidas a un pedófilo. / lp

El hombre de 38 años, que fue arrestado por la policía en un pueblo de Valencia, usaba un perfil falso en internet para intercambiar vídeos y fotos de contenido sexual

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

Un presunto pederasta detenido en Valencia actuaba como un lobo con piel de cordero. El hombre de 38 años, que fue arrestado por la Policía Nacional, contactaba con menores a través de una red social para acosarlas tras intercambiar con ellas vídeos y fotografías de contenido sexual. Los investigadores han localizado e identificado a 40 víctimas, todas ellas menores de edad, tras analizar de forma minuciosa los mensajes que envió el pedófilo con un perfil falso desde sus teléfonos móviles.

Según informaron ayer fuentes de la Dirección General de Policía, el hombre detenido está acusado de los delitos de corrupción de menores, abuso sexual y pornografía infantil. El individuo utilizaba un nombre falso para contactar con chicos en Instagram y ganarse su confianza antes de empezar a intercambiar imágenes sexuales.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de febrero tras tener conocimiento la policía de que dos adolescentes podrían estar siendo víctimas de un delito de corrupción de menores y acoso sexual. Tras las primeras gestiones, los agentes averiguaron que un hombre de mediana edad utilizaba el teléfono móvil con el que habían enviado los mensajes libidinosos recibidos por los dos jóvenes.

Después de avanzar en las pesquisas, los agentes también constataron que el individuo investigado tenía una cuenta en una red social y usaba una aplicación para subir fotos y vídeos que era seguida, en su mayoría, por menores de edad. En ese perfil, el hombre se presentaba con otro nombre y contactaba con las víctimas, a las que agasajaba y además enviaba fotografías de contenido sexual.

Los investigadores de la Policía Nacional comprobaron que el presunto pederasta arrestado llegó a insultar, amenazar y extorsionar a los menores e incluso les ofreció dinero a cambio de realizar actos sexuales. El presunto pederasta logró su propósito en dos ocasiones, al menos, tras conseguir encuentros con sendos jóvenes de 13 y 15 años, según informaron las mismas fuentes policiales.

Cuando obtuvieron suficientes pruebas e indicios de los delitos que investigaban, los agentes establecieron entonces un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de su domicilio, en un pueblo de la provincia de Valencia, y lo detuvieron por corrupción de menores, abuso sexual y posesión de pornografía infantil.

En el registro realizado en la vivienda del presunto pedófilo y en un trastero de su propiedad, los policías le intervinieron tres teléfonos móviles, una tarjeta de memoria, un USB, un cedé y diversos papeles con anotaciones de teléfonos y nombres. Tras analizar estos aparatos y el material informático, los investigadores han localizado, hasta el momento, a 40 víctimas relacionadas con los tres delitos sexuales, pero los agentes sospechan que el presunto pederasta podría haber acosado a más menores. Esto explica que los policías expertos en delitos tecnológicos no hayan terminado todavía de analizar el gran volumen de datos extraídos de los móviles del detenido. Tras valorar las diligencias policiales y tomar declaración a las víctimas, el juez que instruye el caso decretó el ingreso en prisión del presunto pedófilo.

Fotos

Vídeos