Detenido el paseador de dos perros que desfiguraron la cara a una mujer

El parque donde se produjo el sucesos y los perros que atacaron a la mujer./LP
El parque donde se produjo el sucesos y los perros que atacaron a la mujer. / LP

El arrestado está acusado de lesiones por imprudencia grave y de omisión de socorro

EFEAlicante

La Guardia Civil ha detenido en Rojales (Alicante) al paseador de dos perros de raza bull-terrier, considerada potencialmente peligrosa, que supuestamente atacaron a una mujer en un parque de esa localidad y le "desfiguraron la cara", según un comunicado del instituto armado.

El sospechoso, un británico de 49 años, fue arrestado como presunto autor de un delito de lesiones por imprudencia grave y un delito de omisión del deber de socorro, aunque ha quedado en libertad provisional con cargos tras pasar a disposición judicial, explica la nota de prensa.

El suceso ocurrió cuando una mujer kosovar, de 50 años, paseaba por un parque de la urbanización de Ciudad Quesada de Rojales y fue atacada por dos bull-terrier, que, según el instituto armado, iban "sueltos y sin bozal".

Los canes, "tras derribarla, le mordieron en la cara" y "las lesiones fueron de tal envergadura que necesitó una cirugía facial de urgencia para reconstruirle el rostro", relata el comunicado.

En el momento de la agresión, la mujer pudo ver que en el mismo parque había un hombre que, "lejos de socorrerla, se alejó del lugar corriendo con los dos perros", continúa la nota de prensa.

Tras interponer denuncia en la Guardia Civil de Almoradí (Alicante), los agentes del Área de Investigación de este Cuerpo comenzaron a indagar por la zona en busca de posibles testigos que les condujeran hasta el propietario de los perros.

Las pesquisas llevaron a la Guardia Civil hasta una pareja de británicos que residía en el barrio y era dueña de los canes.

Cuando les preguntaron por lo ocurrido, ellos afirmaron no saber nada, ya que, al parecer, habían contratado los servicios de un paseador de perros para sus animales.

Se trata de un hombre británico de 49 años, que, al parecer, se encontraba con los canes cuando atacaron a la mujer en el parque.

A pesar de que tenía licencia "PPP" o de tenencia de Perros Potencialmente Peligrosos, "el hombre había obviado las principales medidas de seguridad que establece la normativa", según el instituto armado.

En concreto, ésta regula la obligatoriedad de uso del bozal en lugares públicos, así como llevar atado al animal con una correa o cadena de menos de dos metros y del tipo no extensible.

También está prohibido llevar más de un perro de este tipo de razas al mismo tiempo.

"Si el paseador hubiera cumplido al menos una de estas normas, se habría podido evitar la agresión y las gravísimas lesiones que sufrió la mujer", afirma el comunicado de la Guardia Civil.

Fuentes próximas al caso han señalado a Efe que los dos perros se encuentran en estos momentos con sus dueños, dado que se ha producido una presunta "negligencia" por parte del paseador, a la espera de lo que decida en última instancia la autoridad judicial sobre este caso.

Fotos

Vídeos