Detenido un depredador sexual que producía vídeos de pornografía infantil

Dos agentes visionan las imágenes intervenidas al pedófilo arrestado en Alicante. / guardia civil
Dos agentes visionan las imágenes intervenidas al pedófilo arrestado en Alicante. / guardia civil

El individuo arrestado en Alicante pedía a menores que le enviaran imágenes de prácticas aberrantes para luego difundirlas en grupos de pedófilos

J. MARTÍNEZ ALICANTE.

La Guardia Civil ha detenido a un presunto pedófilo en la ciudad de Alicante que formaba parta de un grupo criminal internacional dedicado a la captación de menores con fines sexuales a través de internet. El pedófilo arrestado tenía material pornográfico producido por él y difundió imágenes de prácticas aberrantes de las víctimas, según las investigaciones, tras engañarlas con sus perfiles falsos en varias redes sociales.

La operación 'Craven' se inició hace dos años al descubrir el FBI (Federal Bureau of Investigation) la existencia de varios grupos organizados que operaban a través de una plataforma online de videoconferencias para conseguir la participación de menores en actividades de tipo sexual. Esta red grababa las imágenes y luego las difundía.

Una vez intervenida la plataforma y descubiertos los vínculos con nuestro país, el FBI trasladó esta información a la Guardia Civil a través del grupo de trabajo VCACITF (Violent Crimes Against Children International Task Force). La investigación realizada durante estos dos años, mediante la vigilancia activa a través del ciberpatrullaje y la utilización de agentes encubiertos, permitió la detención de otras 21 personas y la identificación de 80 víctimas, hasta el momento, aunque están previstas nuevas actuaciones policiales en diferentes países.

Durante la monitorización de la plataforma utilizada por los investigados, los agentes encontraron indicios de que uno de sus más activos componentes realizaba su actividad desde Alicante. Este individuo se hacía pasar por diferentes menores de edad en sus tareas de captación. Una vez identificado y constatada su actividad en la plataforma investigada, así como en diferentes redes sociales, la Guardia Civil registró su domicilio, donde halló abundante material pedófilo supuestamente producido por él.

El grupo del que formaba parte este hombre estaba estructurado en diferentes roles que, a su vez, se dividen en dos grupos principales a los que ellos mismos bautizaron con los nombres de 'Hunters' y 'Loopers'. Los primeros realizaban las tareas de captación de menores en diferentes redes sociales, centrando su objetivo principalmente en niñas de 8 a 14 años. Su labor consistía en, mediante el uso de perfiles con fotos de otras menores, conseguir atraer a sus víctimas a la plataforma de videoconferencia.

Una vez que las menores visitaban este lugar llegaba el turno de los 'loopers'. Los individuos con este rol emitían vídeos previamente grabados de otros menores con el fin de que sus víctimas pensasen que estaban interaccionando con jóvenes de su misma edad y no con adultos. Estos vídeos en unos casos eran descargados de internet y en otros se trataba de las imágenes captadas de las propias víctimas del grupo.

Reglas del grupo

El pedófilo detenido en Alicante, un estudiante que vivía con sus padres, alternaba ambos roles y además realizaba tareas de coordinación y dirección dentro del grupo, llegando a establecer una serie de reglas de obligado cumplimiento, como por ejemplo no interactuar en privado con las menores, exigiendo al resto de componentes que cumpliesen con los roles encomendados, bajo amenaza de ser expulsados. Tras engañar a sus víctimas, este individuo de unos 30 años consiguió que las menores realizasen diversos tipos de actividades sexuales, llegando a solicitarles prácticas aberrantes que al mismo tiempo él grababa en distintos dispositivos para luego difundirlas en la red desmantelada.

El análisis de los equipos informáticos que le confiscaron sirvió para conocer, además de las identidades que utilizaba el pedófilo, otras plataformas de pedófilos, tanto en España como en países de Europa y Norteamérica. El estudio del importante volumen de vídeos producidos por el detenido ha permitido identificar a nuevas víctimas. La investigación ha sido llevada a cabo por el Departamento de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Fotos

Vídeos