A cuatro grados en el remolque de un camión

Policías revisan un camión en el que se colaron inmigrantes en Melilla. / F. G. Guerrero/efe
Policías revisan un camión en el que se colaron inmigrantes en Melilla. / F. G. Guerrero/efe

Una llamada de auxilio al 112 reveló el «claustrofóbico» viaje de siete inmigrantes y una bebé de 18 meses desde la Comunitat a Teruel

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

Casi al borde de la asfixia, rozando la hipotermia apenas a cuatro grados y hacinados en una reducidísima superficie diminutos hueco entre cajas de verduras. Una de las familias víctima de la red que traficaba desde la Comunitat hasta el Reino Unido, de cuya desarticulación informó el pasado jueves en exclusiva LAS PROVINCIAS, supuso la espoleta de la operación policial. Una desesperada llamada de auxilio de los inmigrantes, ocultos en el interior del remolque del camión a la altura de Teruel, puso en alerta al teléfono de Emergencias 112 y desveló su odisea y la trama criminal presente detrás de sus viajes.

Fue el 10 de marzo de 2017 cuando la emergencia se desató en Villafranca del Campo (Teruel). Al llegar los servicios de emergencia al camión detenido no lejos de la A-23, vía principal de transporte de la mafia con seis detenidos por trasladar a refugiados en camiones frigoríficos de la Comunitat al Reino Unido, se encontraron con ocho seres humanos tiritando en el remolque. Mostraban agotamiento, dificultades para respirar y frío, al haber soportado temperaturas de hasta cuatro grados. Entre los 'polizones' se hallaba una niña de sólo 18 meses de vida.

Durante una avería

Los refugiados, todos de nacionalidad kurda y huidos de los brutales ataques del Daesh en Siria e Irak, relataron a los sanitarios y a los guardias civiles desplazados al lugar cómo habían subido al tráiler en Barracas (Castellón), tal y como el pasado jueves avanzó este periódico. El chófer paró allí al tener problemas con una de las ventanillas del vehículo. De noche, aprovechando un descuido del camionero, los inmigrantes rompieron el precinto del remolque y se colaron entre la carga de verduras del camión frigorífico. Hasta que el frío y la falta de oxígeno casi les cuesta la vida.

Los 'polizones' se colaron en el camión en Barracas, aprovechando que el chófer paró por una avería

Otro episodio se vivió también en Teruel, apenas con un mes de diferencia con respecto al salvamento protagonizado junto a la A-23. En esta ocasión fue también en un área de descanso situada junto a la citada autovía, camino más seguido por la mafia desarticulada con epicentro en la Comunitat y con un matrimonio de la Fuensanta entre la media docena de detenidos. Hasta allí acudió otra patrulla de la Benemérita, esta vez porque el chófer de un camión frigorífico oyó ruidos en el remolque del camión, tal y como reveló la llamada efectuada por la empresa de transportes propietaria del vehículo.

Al abrir para inspeccionar la carga, los agentes se toparon con media docena de refugiados, también de nacionalidad kurda y alguno de procedencia iraquí. Todos formaban parte de una misma familia. Los guardias civiles y el personal sanitario se quedaron «asombrados» por el «claustrofóbico espacio» en el que viajaban los desplazados de sus países.

Otro camionero llamó a la Guardia Civil al oír ruidos en el remolque, donde se hacinaban los refugiados

Tal y como adelantó el pasado jueves LAS PROVINCIAS, al menos cinco personas fueron detenidas el miércoles en Valencia y otra más en Bilbao en el transcurso de la 'operación Brócoli', bautizada así por los agentes en referencia a la verdura que habitualmente transportaban los tráileres en los que se colaban los inmigrantes, sin que lo supieran ni los camioneros, sus empresas o los responsables de la carga. La investigación se inició hace casi un año, cuando los agentes empezaron a tirar de la madeja de la mafia tras descubrir a tres familias ocultas en camiones en Elorrio (Vizcaya) y las mencionadas de Teruel.

Los arrestados está previsto que pasen hoy a disposición del juzgado de instrucción número dos de Teruel, órgano que se ha hecho cargo de las investigaciones. El caso podría acabar pasando a manos de la Audiencia Nacional, al afectar la instrucción a varias provincias e incluso al extranjero.

Diez investigados en toda Europa por apoyar a la red

La investigación de la 'operación Brócoli' permanece abierta, con una parte de ella en manos de agentes de Europol. Y es que la mafia tenía ramificaciones en Europa, desde donde viajaban los refugiados por carretera, pasando por Alemania, Polonia o Suiza, tras ser captados en Grecia o Turquía, países escenario de la mayoría de campamentos de desplazados por la masacre del Daesh en Siria e Irak. Según fuentes de la investigación, alrededor de una decena de personas estarían siendo investigadas por su posible colaboración con la red prestando refugio a los inmigrantes, proporcionándoles transporte o actuando como cobradores del pago del viaje. Hasta 10.000 euros llegaban a abonar los desplazados para viajar hacinados en los camiones por las carreteras de Europa y luego desde la Comunitat hasta Teruel y Vizcaya, los emplazamientos en los que fueron descubiertos. La investigación trata de determinar el número de trasladados.

Más noticias

Fotos

Vídeos