Crimen en Patraix: «Lo decidí yo solo y lo ejecuté»

La víctima y su esposa, en el día de su boda /
La víctima y su esposa, en el día de su boda

El asesino confeso exculpa a la esposa de la víctima en sus declaraciones

El asesino confeso del ingeniero de Novelda exculpó a la viuda de la víctima en las dos declaraciones que realizó ante la policía y el juez de Valencia que instruye el caso. Salvador R. L., de 47 años, afirmó que él decidió matar al marido de su amiga cuando ella le dijo que su esposo le había amenazado con echarla de casa. «Lo decidí yo solo y lo ejecuté», contestó Salvador con aparente tranquilidad cuando el juez le preguntó si había planificado el crimen con su compañera de trabajo en el hospital, María Jesús M. C. de 27 años.

El encarcelamiento de la pareja como presuntos autores del asesinato de Antonio Navarro Cerdán, el ingeniero hallado muerto con ocho cuchilladas en el tórax en un garaje de Patraix, causó una gran conmoción en Novelda, localidad donde residen las familias de la víctima y de la viuda detenida.

Más sobre el crimen de Patraix

La noticia del arresto de Maje, como conocen a la joven enfermera sus amigos y familiares, fue recibida con incredulidad y sorpresa en la población alicantina después de la dramática escena que protagonizó en el funeral de su esposo. La viuda subió al altar mayor de la iglesia de San Pedro Apóstol para leer una carta llena de amor y agradecimiento a su marido asesinado. Sus familiares y amigos íntimos enmudecieron y varios de ellos no pudieron contener las lágrimas cuando escucharon las sentidas palabras.

Pero la joven declaró en el juzgado que su matrimonio estaba destinado al fracaso desde el principio, porque ella ya tenía dudas antes de la boda y decidió seguir adelante con el enlace para no defraudar a su familia. Tras las continuas discusiones de pareja, Maje se apoyó en su amigo y compañero de trabajo Salvador R., a quien le contaba sus problemas matrimoniales. Como ya informó ayer LAS PROVINCIAS, Salvador confesó el crimen tras ser detenido por la policía, mientras que la viuda declaró que no participó en el asesinato ni lo planificó.

Sin embargo, la joven reconoció que Salvador le contó horas después que había matado a Antonio, y ella le recriminó entonces su acción criminal, pero no le delató por miedo, según su declaración. El asesino confeso aseveró que discutió con la víctima antes de acuchillarla en el pecho tras recriminarle que no era un buen marido. También dijo que Maje le dio una llave del garaje donde cometió el crimen, aunque explicó que lo hizo para que pudiera estacionar su coche los días que comía en casa de su amiga -cuando Antonio se ausentaba debido a su larga jornada laboral como ingeniero-, ya que en la calles de Patraix es muy complicado aparcar.

Los dos detenidos por el crimen reconocieron que mantenían una gran amistad desde hace tres años, pero negaron que fueran amantes. Según la versión de la pareja, Maje y Salvador hablaban de cosas íntimas y ella le dijo que se quería divorciar porque discutía mucho con su marido, y entonces él contestó que acabaría con el problema. La viuda aseguró que nunca pensó que Salvador mataría a Antonio, sino que le daría un susto, y manifestó que su amigo la protegía también e intercedía por ella en un centro hospitalario de Valencia, donde ambos trabajaban en labores de atención de enfermos.

Salvador, que está casado y es padre de una hija, se habría dejado llevar por sus sentimientos obsesivos hacia Maje para asesinar a cuchilladas a Antonio el 16 de agosto de 2017, según la declaración de la viuda. Tras el asesinato, la pareja dejó de verse varias semanas y en octubre retomaron su relación.

Más

Fotos

Vídeos