Conmoción en Getafe

El parricida ahogó a sus dos hijos en el baño, dejó los cadáveres encima de un colchón y les prendió fuego en el domicilio familiar.