Conflictivo, violento con su familia y temido por sus vecinos

David J. B. Hombre de 35 años detenido por el doble crimen Una hermana del parricida confirma sus problemas mentales y revela el sufrimiento de las víctimas por las agresiones que sufrían

T. B. /J. A. M. PATERNA.

Una de las personas que mejor conocía a David era su hermana, Maica. «Lo que ha ocurrido se veía venir desde hace tiempo», reflexionaba ayer minutos después del homicidio que ha sumido a su familia en un nuevo infierno.

Actualmente no tenía trabajo ni había cursado estudios. Tampoco pareja. Mucho antes de convertirse en parricida, David fue un niño por el que sus padres se desvivieron. «Ha tenido problemas y estuvo en dos colegios de educación especial», recuerda Maica. Con su juventud, las dificultades fueron a más. «Siempre se ha estado medicando y la situación se agravó con su adicción a la marihuana y estados de depresión», explica.

«Cada vez que mis padres se compraban un teléfono móvil, se lo quitaba para venderlo y comprar lo que le volvía como loco». Maica describe apesadumbrada el 'via crucis' de las víctimas: «Son muchas las veces que les ha pegado». La mujer cifra en un 65% la discapacidad de David y asegura que se le había prescrito una medicación, sin precisar si realmente la tomaba.

A veces se mostraba pacifico y parecía una buena persona, pero le daban con frecuencia brotes de agresividad que le habían causado problemas en un centro para discapacitados de Paterna.

Según dos vecinas, tenía «obsesión por chicas rubias de tinte». Una de ellas es Mayte. «Llevo cuatro años encontrandome sus notas en el coche». Con frases como «novia, guapa, te quiero, llámame», acompañada de su teléfono y firma. «Ha hecho lo mismo con unas siete chicas de este bloque».

Lo recuerdan paseando a sus perros, fumando, desgarbado, callejeando.. Varios vecinos le achacan actos vandálicos como «lanzar aceite en la entrada del pasaje», «incendiar contenedores» e incluso una «agresión con ácido a una persona». Otros policías de Paterna relatan sus amenazas, conductas violentas o pequeños hurtos.

Fotos

Vídeos