El conductor que arrastró el cadáver de la mujer que atropelló en la V-30 de Valencia confiesa los hechos

Toni Blasco

El joven tiene antecedentes delictivos y fue detenido tras los datos facilitados a la policía por dos testigos

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

El conductor que atropelló a una mujer y arrastró el cadáver confesó los hechos tras ser detenido por la Policía Nacional pocas horas después del accidente ocurrido en la salida sur de Valencia. Alejandro R., de 24 años de edad, fue arrestado por agentes del Grupo de Homicidios en un domicilio de Valencia tras se identificado con gran rapidez gracias a los datos facilitados a la policía por dos testigos.

El joven tiene antecedentes delictivos y pasará a disposición judicial mañana. Alejandro R. declaró que el miedo le empujó a huir después de que el accidente fuera descubierto por los dos ocupantes de otro coche. Como ya informó ayer LAS PROVINCIAS, estas personas apuntaron los números de la matrícula del Fiat 500 que conducía del autor del atropello y alertaron a una patrulla de la Policía Nacional. Cuando escucharon la versión de estos jóvenes bolivianos, los agentes acudieron con ellos al lugar del accidente, concretamente a la curva de incorporación a la V-30, y descubrieron el cadáver de una mujer ecuatoriana de 48 años. El cuerpo yacía boca abajo entre la cuneta y unas hierbas, pero Alejandro R. ya había huido en un Fiat 500 de color rojo, cuyos números de matrícula apuntaron los testigos.

Los policías avisaron de inmediato a la sala del 091 para informar del macabro hallazgo y realizaron las primeras averiguaciones para tratar de identificar al hombre que arrastraba el cadáver. Aunque apenas pudieron ver su rostro porque llevaba una gorra, los datos que los testigos facilitaron a la Policía Nacional posibilitaron una rápida investigación que se saldó ayer con la detención del joven español por los delitos de homicidio y omisión del deber del socorro.

Atropello accidental

Según la principal hipótesis que barajaba la policía, la mujer caminaba por la calzada y fue atropellada de forma accidental por el Fiat 500, cuyo conductor decidió ocultar el cuerpo de la víctima y huir sin avisar al 112, pero fue sorprendido por los dos testigos en el preciso instante que arrastraba el cadáver. Una segunda línea de investigación se centró en la posibilidad de que la mujer hubiese sido atropellada en otro lugar cercano y el joven hubiese trasladado el cadáver hasta ese punto.

La víctima se encontraba vestida e indocumentada sin bolso ni objetos personales, por lo que no pudo ser identificada por los policías que realizaron la inspección previa al levantamiento del cadáver. Según el forense, el cuerpo presentaba varias contusiones en la cara, laceraciones en el costado derecho y una fractura en el brazo izquierdo. La muerte se había producido poco antes del hallazgo del cuerpo, ya que todavía mantenía un cierto nivel de calor, y la policía halló restos de sangre 'post mortem' en la calzada. Según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de la Comunitat Valenciana, el joven fue identificado y detenido por agentes del Grupo de Homicidios tras una rápida investigación. La policía visionó las grabaciones de varias cámaras instaladas en la avenida de Ausiàs March y la rotonda de los anzuelos para localizar Fiat 500 que conducía el joven que arrastró el cadáver.

Tras el hallazgo del cuerpo de la víctima, una ambulancia del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU) se trasladó con urgencia al lugar. Los técnicos en emergencias sanitarias solo pudieron constatar el fallecimiento de la mujer de 48 años al presentar un electrocardiograma plano. La carretera fue cortada por los primeros agentes que llegaron a la vía de incorporación a la V-30 para que el forense y la Policía Científica examinaran el cadáver e inspeccionaran la calzada. Los agentes no hallaron restos del Fiat 500 que atropelló a la víctima en la curva, por lo que en un principio barajaban otras hipótesis, además del atropello con fuga.

Hasta el lugar se trasladaron una veintena de patrullas de la Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local de Valencia. La vía de incorporación a la V-30 se llenó en pocos minutos de vehículos de los servicios de emergencia. El retén fúnebre traslado el cadáver sobre las 04.50 horas de la madrugada al Instituto de Medicina Legal de Valencia, donde ayer por la mañana le practicaron la autopsia. Tras leerle sus derechos por los delitos de homicidio y omisión del deber de socorro, el joven conductor fue encerrado en un calabozo del complejo policial de Zapadores a la espera de que pase a disposición judicial.

Fotos

Vídeos