Un conductor ebrio causa un accidente y deja en coma a una niña de 10 años

La travesía donde se produjo el accidente/LP
La travesía donde se produjo el accidente / LP

La menor viajaba en la parte trasera del coche y no llevaba puesto el cinturón de seguridad cuando los dos vehículos chocaron en Ador

ÓSCAR DE LA DUEÑAGandia

Una niña de diez años se encuentra ingresada en estado crítico en el Hospital La Fe de Valencia como consecuencia de las graves lesiones que sufrió en un accidente de tráfico causado por un conductor ebrio. La pequeña sufrió lesiones neurológicas debido a un fuerte traumatismo craneal al impactar contra la luna delantera del coche en el que viajaba en la localidad de Ador, y entró en estado de coma, según informaron fuentes médicas.

El joven que iba al volante del vehículo dio positivo en el control de alcoholemia que le practicaron los agentes de la Guardia Civil de Tráfico de Gandia. La prueba realizada al conductor constató que había tomado más alcohol del permitido, ya que superó los 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

El accidente de tráfico tuvo lugar el pasado sábado 24 de febrero poco después de las 9 horas de la mañana, según informaron fuentes de la investigación. En el coche circulaban cuatro personas. Al parecer, el hombre que conducía el vehículo, un joven de 24 años, es el novio de una chica que viajaba también en el turismo acompañada de otras dos hermanas, una de ellas la menor de edad que sufrió graves lesiones y se encuentra en estado de coma.

El conductor, de nacionalidad búlgara y con permiso de residencia, según el atestado policial, circulaba en dirección a Gandia en la travesía de Palma y Ador, y fue en el término de esta última localidad donde tuvo lugar el siniestro tras perder el control del vehículo.

Según las primeras investigaciones de la Guardia Civil de Tráfico, el joven circulaba a una velocidad muy elevada, casi a 90 kilómetros por hora, e invadió el carril contrario en un tramo de la travesía donde hay una ligera curva.

En ese momento, el coche colisionó con otro turismo que conducía una chica y circulaba de forma correcta. Todos los implicados en el accidente son vecinos de la localidad de Ador. El siniestro causó una gran conmoción en el pueblo, sobre todo, por las graves lesiones que sufrió la niña de diez años, que viajaba en la parte trasera del automóvil y no llevaba puesto el cinturón de seguridad, según señalaron fuentes de la investigación.

El coche que conducía el joven en estado de embriaguez invadió el carril contrario y colisionó contra la parte frontal del otro vehículo. El conductor de nacionalidad búlgara sufrió una brecha en la cabeza y fue atendido por los sanitarios de una ambulancia. Varias patrullas de la Guardia Civil de Tráfico de Gandia acudieron también al lugar con urgencia para auxiliar a las víctimas y regular el tráfico en la travesía. Dos de las chicas que acompañaban al conductor ebrio resultaron heridas leves, mientras que la menor iba, al parecer, en la parte trasera y sin cinturón, por lo que salió despedida hacia la luna delantera e impactó contra el cristal. Los agentes practicaron la prueba de alcoholemia al conductor y dio un resultado de 0,40 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Las heridas que sufrió la niña fueron de tal gravedad que fue trasladada de inmediato al Hospital La Fe, donde ayer permanecía ingresada en estado de coma.

Libertad con cargos

Los agentes de la Benemérita arrestaron al conductor y lo trasladaron al cuartel de la Guardia Civil de Oliva después de leerle sus derechos e informarle también de las consecuencia de su conducción bajo los efectos del alcohol. El joven pasó luego a disposición del juzgado de guardia, donde le tomaron declaración, y negó haber consumido alcohol y exigió un análisis de contraste. La Guardia Civil informó al juez de Gandia que el vehículo circulaba «a una velocidad elevada» dado las huellas que dejaron sus neumáticos tras la frenada y los daños que sufrieron los dos coches.

El conductor detenido negó estos argumentos y aseguró que perdió el control del coche porque se bloqueó el volante. Aunque quedó en libertad con cargos, el juez le imputa dos delitos contra la seguridad vial (conducción temeraria y conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas) y otro de lesiones por imprudencia. La chica del otro coche resultó herida leve, ya que los airbags de su turismo se activaron y sufrió algunos rasguños.

Fotos

Vídeos