Condenados a 90 años de prisión los 37 miembros de una banda latina

Algunos miembros de la banda se tapan la cara en un momento del juicio. / efe
Algunos miembros de la banda se tapan la cara en un momento del juicio. / efe

La Guardia Civil frustró dos posibles asesinatos tras descabezar la cúpula del grupo criminal y frenó sus planes para expandirse en España

EFE ALICANTE.

La Audiencia de Alicante ha impuesto penas que suman un total de 89 años y 6 meses de prisión para los 37 acusados en la mayor operación policial desarrollada en España contra la organización criminal de origen salvadoreño Mara Salvatrucha 13 (MS13), una de las bandas latinas más violentas.

La sentencia, que fue notificada hace unos días a las partes y a la que ha tenido acceso Efe, sustituye en su totalidad las condenas fijadas a 24 de los procesados por el pago de multas. Uno de los abogados defensores, Roberto Sánchez, aseguró que está conforme con las penas impuestas a su cliente.

Aunque el fallo puede ser recurrido ante el Tribunal Supremo, fuentes judiciales informaron de que ningún letrado ha anunciado por ahora su voluntad de apelarlo y solo se han pedido aclaraciones sobre la devolución de objetos intervenidos a los procesados.

El juicio por estos hechos, que debía desarrollarse a lo largo de una decena de sesiones diarias hasta el próximo mayo, quedó visto para sentencia el pasado 8 de marzo después de que la Fiscalía y las defensas alcanzaran un acuerdo. De esta manera, los 37 presuntos miembros y colaboradores de la Mara Salvatrucha que fueron juzgados han sido condenados a penas que oscilan entre los 13 años y los 6 meses de cárcel. Otros cuatro miembros de esta banda latina se encuentran en busca y captura.

Las condenas máximas de prisión corresponden a los hermanos Esteban Arnulfo y Pablo Antonio N. M., conocidos con los alias de 'Darkin' y 'Bigman', respectivamente, y que se hallan en prisión por estos hechos. La llamada operación Cruasán permitió a la Guardia Civil descabezar en marzo de 2014 la cúpula de esta banda latina y frenar sus planes para expandirse en España, además de abortar dos posibles asesinatos.

La sentencia de la Sección Segunda de la Audiencia de Alicante recoge íntegramente la versión acusatoria de la Fiscalía Anticorrupción por la comisión de delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, intento de asesinato, conspiración para el asesinato, lesiones, amenazas y blanqueo de capitales.

Entre los condenados figuran los cabecillas de los distritos territoriales de la banda, que tenía su sede central en Ibi, y contaba con ramificaciones en Madrid, Girona y Barcelona. Los miembros de la organización seguían el dictado de los jefes de la misma en El Salvador y Guatemala, y recibían financiación desde esos países, al tiempo que obtenían fondos del tráfico de drogas.

Fotos

Vídeos