Condenado por maltrato tras colarse en casa de su expareja por la azotea en Onda

Condenado por maltrato tras colarse en casa de su expareja por la azotea en Onda

El detenido tiene antecedentes y fue condenado por una agresión sexual en febrero de 2013

EFECastellón

Un hombre de Onda (Castellón) ha sido condenado a un año de prisión por colarse por la azotea en el domicilio de su expareja y causarle daños en una mano tras discutir con ella.

Según consta en la sentencia de la Audiencia Provincial de Castellón, hecha pública hoy por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el detenido tiene antecedentes y fue condenado por una agresión sexual en febrero de 2013.

El acusado mantuvo una relación sentimental con la víctima de un año de duración, entre los meses de febrero de 2015 y febrero de 2016, cuando ésta le manifestó su firme decisión de poner fin a la relación.

Sobre las cinco de la madrugada del 6 de febrero de 2016, el acusado se dirigió al domicilio de quien había sido su pareja llamando insistentemente al timbre, a pesar de que la mujer le repetía que no quería hablar con él y que no le iba a abrir la puerta, según consta en los hechos probados de la sentencia.

Pasada una hora, tras acostarse de nuevo su expareja, el acusado accedió a la azotea del edificio, descolgándose hasta la terraza del ático donde vivía la mujer.

Una vez allí, logró acceder al domicilio tras forzar la persiana de una puerta corredera y se dirigió a la habitación de la mujer, que se despertó sobresaltada.

A partir de ese momento, se inició una discusión entre ellos en la que la mujer pedía al hombre que abandonase la casa bajo la amenaza de llamar a la Guardia Civil.

El condenado le arrebató el teléfono móvil en un forcejeo en el cual la mujer resultó herida leve en una mano.

La mujer lanzó varias pertenencias del acusado al rellano y éste salió a por ellas, momento en el que aprovechó para cerrar la puerta.

El acusado admitió los hechos en el juicio, que son constitutivos en opinión del juez de un delito de allanamiento de morada y de violencia de género.

Además de la pena de prisión, el acusado tendrá prohibido portar armas durante dos años y acercarse a menos de 500 metros de la víctima, su domicilio o lugar de trabajo.

Fotos

Vídeos