Condenado a 7 años por retener e intentar violar a una mujer en Castellón

El hombre trató de mantener relaciones sexuales sin preservativo y la amenazó con una navaja cuando ella se negó

EFECastellón

La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a siete años de prisión a un hombre que retuvo e intentó violar a una mujer que ejercía la prostitución en el Camino Caminàs de Castellón.

La sala le considera culpable de un delito de agresión sexual en grado de tentativa, por el que le impone tres años de prisión, y un delito de detención ilegal, penado con cuatro años de prisión.

El hombre deberá además indemnizar a la mujer con más de 5.000 euros.

Según la sentencia hecha pública por el TSJCV, los hechos sucedieron en diciembre de 2008 cuando la víctima pactó un servicio por 20 euros con el condenado, por lo que se subió a su coche.

Durante el acto, la mujer se dio cuenta de que el agresor se quitó el preservativo, por lo que se negó a seguir con la relación.

El hombre se mostró disconforme y para conseguir su propósito sacó una navaja y la amenazó con matarla y con que tendría que trabajar para él.

Inmediatamente después empezó un forcejeo cuando él intentó mantener relaciones de nuevo y la mujer intentó zafarse -y sufrió varios arañazos- y escapar del coche, pero no pudo porque tenía los seguros puestos.

La mujer empezó a gritar para pedir auxilio y un joven -que ejercía la prostitución en la zona- acudió a ayudarla y con un tubo que encontró golpeó los cristales de las ventanillas hasta romperlos.

Ante esto, el acusado desistió de sus intenciones y, tras situarse en el asiento del conductor abandonó a toda velocidad el lugar con la mujer dentro.

La obligó a sentarse a su lado y la condujo hasta una urbanización en Oropesa del Mar, a unos 20 kilómetros de Castellón.

Al llegar, el hombre, que se había apoderado del monedero de la víctima -en el que tenía unos 150 euros-, se bajó del coche, ante lo cual ella intentó escapar por la ventana rota para pedir auxilio a unos jóvenes que estaban allí.

Estos llamaron a la Policía Local que acudió al lugar y localizaron al agresor que estaba intentando arrancar el coche para abandonar el lugar, pero pudo ser reducido por los agentes.

La víctima sufrió múltiples erosiones en el costado, brazos, abdomen, cara y en los glúteos y esquimosis, unas lesiones que tardaron en curar, tras asistencia facultativa, una semana.

Fotos

Vídeos