Una cometa retrasa cuatro vuelos al invadir el espacio aéreo de Manises

La cometa volada que obligó a retrasar los vuelos en Manises./LP
La cometa volada que obligó a retrasar los vuelos en Manises. / LP

Uno de los aviones afectados sobrevoló la provincia de Valencia durante 20 minutos hasta que la Policía Nacional bajó el cachirulo

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Aunque el objeto volador estaba identificado y no parecía que pudiera entrañar un grave riesgo, una cometa elevada por el viento a gran altura obligó el lunes a retrasar la salida de dos vuelos y el aterrizaje de otros dos aviones tras invadir el espacio aéreo controlado del aeropuerto de Manises.

El incidente duró media hora aproximadamente, entre las siete y las siete y media de la tarde, y fue comunicado al teléfono de emergencias 112 para que la Policía Nacional localizara a la persona que volaba el cachirulo cerca de las instalaciones aeroportuarias. Según informaron fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), el tráfico aéreo se normalizó sobre las 19.35 horas cuando «el viento desplazó la cometa hasta una zona donde ya no se consideraba un peligro para las rutas de los aviones».

Tras localizar el helicóptero de la Policía Nacional el cachirulo a una altura de unos 600 metros, una patrulla de la comisaría de Quart de Poblet encontró el hilo enredado en un árbol y la valla metálica del aeropuerto. Ninguna persona se encontraba en el lugar cuando llegaron los policías, por lo que no pudieron identificar al individuo que voló la cometa. Los agentes bajaron entonces el cachirulo y lo trasladaron a dependencias policiales.

El incidente duró media hora al establecer la torre de control el protocolo de la Ley de Seguridad Aérea

La Ley de Seguridad Aérea contempla sanciones de entre 90.000 y 225.000 euros para los que realicen actividades que supongan un riesgo muy grave para la seguridad aérea, como puede ser el vuelo de un dron o un parapente por un espacio aéreo controlado o una zona limitada. El espacio aéreo controlado de un aeropuerto es una zona de seguridad que permite a los pilotos de los aviones realizar maniobras de despegue y aproximación con total seguridad. Sus siglas son CTR y conlleva un estricto control del tráfico aéreo para prevenir incidentes.

Las mismas fuentes de Aena señalaron que no es habitual que el vuelo de una cometa afecte al tráfico aéreo de un aeropuerto, como sucedió el pasado lunes en Manises. Tras detectar el cachirulo en el espacio controlado, el supervisor de la torre de control cumplió de forma estricta Ley de Seguridad Aérea y comunicó la incidencia a los pilotos de dos aviones que se disponían a aterrizar en Valencia. Uno de ellos abortó la maniobra de aproximación al aeropuerto y tuvo que sobrevolar la zona durante 20 minutos aproximadamente. El otro avión afectado aterrizó con normalidad poco después y las salidas de otros dos vuelos se retrasaron unos minutos.

Deslumbramientos con láser

Los incidentes que más se repiten en Manises están relacionados con deslumbramientos con punteros láser a pilotos de aviones durante las maniobras de aproximación al aeropuerto valenciano. Según los expertos en navegación aérea, el láser puede causar el fallo de los instrumentos ópticos en la cabina del avión. Además, las maniobras de aterrizaje requieren de una gran concentración del piloto y cualquier distracción puede tener consecuencias graves, por lo que dirigir un haz de luz contra la cabina de una aeronave supone un riesgo contra la seguridad aérea.

La torre de control avisó al 112 para que la policía localizara a la persona que volaba el cachirulo

El 1 de octubre de 2012, la rápida coordinación entre la Policía Nacional y la torre de control del aeropuerto de Valencia posibilitó la inmediata identificación de un individuo que deslumbró al piloto de un avión de la compañía Ryanair. Una patrulla policial localizó a esta persona en la avenida del Cid y le confiscó el puntero láser.

Fotos

Vídeos