Un coche con un conductor drogado huye por la A-3 a 190 kilómetros por hora

Agentes de la Guardia Civil reducen a dos de los ocupantes del vehículo a la fuga, ayer, en Quart de Poblet. / lp
Agentes de la Guardia Civil reducen a dos de los ocupantes del vehículo a la fuga, ayer, en Quart de Poblet. / lp

La Guardia Civil y la Policía Nacional capturaron al infractor y a otros cuatro ocupantes tras perseguirlos entre Ribarroja y Quart

J. MARTÍNEZ/J. A. M. VALENCIA.

La seguridad del tráfico, otra vez comprometida por culpa de las drogas y la temeridad al volante. Una espectacular persecución se saldó ayer con el arresto de un conductor que circuló presuntamente a 190 kilómetros por hora por la A-3 y bajo los efectos del hachís. También fueron detenidos sus cuatro acompañantes.

Todo comenzó sobre las 9.30 horas, en Ribarroja, en el kilómetro 342 de la A-3 en sentido Valencia. Una patrulla de la Guardia Civil se topó con un vehículo que iba ocupado por cinco personas y circulaba a gran velocidad, a unos 190 kilómetros por hora según las investigaciones. Los agentes procedieron a darle el alto y, lejos de acatar la orden, el conductor aceleró aún más. Así comenzó una persecución de media hora a la que acabaron sumándose cinco patrullas de la Guardia Civil, dos de la Policía Nacional y hasta el helicóptero de la Benemérita. En su huida, embistieron a un vehículo policial.

Al llegar a Quart, los ocupantes del vehículo, tres jóvenes y dos chicas, abandonaron el coche y se dispersaron. Algunos se escondieron debajo de coches aparcados, pero sus movimientos fueron seguidos desde el aire. Entre guardias y policías, acabaron echando a todos los grilletes. No fue fácil, pues los fugitivos se revolvieron y presentaron gran resistencia. Dos de ellos son menores y el conductor del coche dio positivo en hachís cuando se le practicó el test de drogas.

Fallecido en Benifaió

En Benifaió, un joven de 22 años falleció al ser atropellado por un camión ligero a la altura de Benifaió, como indicaron fuentes sanitarias y del Centro de Gestión de Tráfico. El siniestro se produjo poco antes de las cuatro y media de la madrugada, en el kilómetro 36 de la A-7.

Según fuentes de la Guardia Civil, todo apunta a que el joven se había apeado de su coche por causas que no han trascendido. Entonces fue arrollado por el segundo vehículo, conducido por un hombre que dio negativo en el test de alcoholemia. El SAMU sólo pudo confirmar su muerte.

Fotos

Vídeos