Cinco detenidos por cultivar 12.000 plantas de marihuana en Chiva

Plantación de marihuana. / Guardia Civil

Se trata de la mayor incautación realizada en la provincia de Valencia

EFE VALENCIA

La Guardia Civil ha detenido a cinco personas como supuestos integrantes de una organización criminal dedicada al cultivo de marihuana a gran escala y ha intervenido cerca de 12.000 de estas plantas en una nave industrial de Chiva (Valencia), la mayor incautación realizada en la provincia.

Según ha informado la Comandancia Provincial en un comunicado, los detenidos, que han pasado a disposición del Juzgado número 2 de Requena (Valencia), son de origen chino, tienen entre 28 y 53 años y se encontraban en situación irregular en España.

Sobre los detenidos pesan acusaciones de organización criminal, delitos contra la salud pública y fraude de fluido eléctrico y agua.

Además de las plantas, un total de 11.863 con un peso de 1.200 kilos, los agentes localizaron en el registro otros 25 kilos de marihuana ya seca y envasada al vacío, por lo que el valor total de la droga podría haber alcanzado los siete millones de euros en el mercado negro.

Los detenidos habían dispuesto un sofisticado sistema para el cultivo, compuesto por generadores de electricidad, climatizadores, extractores de aire, filtros, lámparas de alta potencia, ventiladores, transformadores, estaciones meteorológicas e incluso alarmas.

Arriba, los detenidos. Abajo, la plantación. / Guardia Civil

Las investigaciones comenzaron a finales del pasado noviembre, cuando los agentes de la Guardia Civil de Chiva tuvieron sospechas de que varias naves de un polígono industrial de esa localidad se podrían estar utilizando como laboratorio clandestino de marihuana.

Estas naves industriales se ubicaban en zonas poco transitadas por personas y vehículos, con un pequeño número de empresas y situada en un lugar tranquilo para pasar desapercibido a terceros.

Sistema de seguridad y vigilancia

Para evitar ser detectados, los detenidos permanecían continuamente con las ventanas y puertas cerradas, las luces apagadas, guiándose en la oscuridad por toda la nave con varias velas encendidas y sin hacer ningún tipo de ruido que pudiera delatar su presencia desde el exterior.

Así, se sospecha que la organización estaba integrada por "conseguidores, montadores, cultivadores y cuidadores". El conseguidor era la persona que se dedicaba en exclusiva a localizar por toda la geografía inmuebles en alquiler que reunieran las condiciones adecuadas para el fin que buscaba la organización.

Los montadores eran los miembros de la organización especializados en el montaje de la instalación necesaria para el acondicionamiento de las plantaciones. Estas personas trabajaban intensivamente para preparar toda la infraestructura en pocos días y evitar así llamar la atención en exceso.

Los cultivadores, con productos para el abono de primera calidad y elevado coste, se encargaban de la manipulación de las semillas, macetas y de la tierra necesaria para las plantas de marihuana.

Los cuidadores, por su parte, contaban con conocimientos avanzados en el cultivo y la manipulación genética del cannabis con el fin de que las plantas no desprendieran el fuerte olor característico a cannabis.

Fraude de 80.000 euros en electricidad

Los investigadores creen que, gracias a sistemas de cultivo hidropónicos, esta organización podría haber obtenido hasta cuatro cultivos al año.

Estas personas integraban el escalón más bajo de la organización y durante todo el proceso permanecían en el interior de los inmuebles sin abandonarlos.

Por otra parte, se estima que los enganches ilegales de fluido eléctrico y agua pudieron suponer un fraude de 80.000 euros.

Fotos

Vídeos