Descartan un tercer implicado en la muerte de dos hombres en Priego de Córdoba

La Guardia Civil investiga si se trata de un caso de violencia intragénero, ya que los dos fallecidos mantenían una relación sentimental

CECILIA CUERDOSevilla

Las pesquisas policiales han llevado a los agentes a descartar por el momento la participación de una tercera persona en la extraña muerte en Priego de Córdoba (Córdoba) de dos hombres de 43 y 23 años, cuyos cadáveres, con heridas de arma blanca, aparecieron el domingo pasado en el interior de un coche ubicado en un garaje cerrado con llave. La investigación mantiene abiertas todas las hipótesis, incluida la de un caso de violencia intragénero, ya que algunas fuentes apuntaron que los hombres fallecidos mantenían una relación sentimental. El caso está bajo secreto de sumario por orden del juez instructor.

A ambos varones, que han sido identificados como José Luis G. B., de 43 años y natural de Priego de Córdoba, y Juan Alberto R., de 23 años y oriundo de la vecina localidad de Lucena, se les perdió la pista el pasado jueves, y nada más se supo de ellos durante tres días. El hermano de José Luis decidió comprobar si al marcharse éste se había llevado el coche. Para ello se acercó hasta la cochera propiedad del ahora fallecido. Él fue quien encontró los cadáveres a primera hora de la tarde del domingo.

Los cuerpos sin vida de ambos estaban en la parte trasera del vehículo, en el interior del garaje, y presentaban evidentes signos de violencia. El aparcamiento comunitario, pero con plazas cerradas, está situado debajo de un edificio de viviendas en el barrio de La Inmaculada, a las afueras de la localidad. Según detalló ayer el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, el garaje «estaba cerrado por dentro, con la luz encendida y la llave puesta» en el bombín, hecho por el que se descarta la participación de una tercera persona.

Los agentes de la Guardia Civil encontraron dentro del coche en el que estaban los cadáveres un «arma blanca que habría servido para perpetrar los hechos». Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmaron ayer que que ambas muertes se debieron a «un shock hemorrágico secundario por heridas de arma blanca», según se desprende del informe preliminar de la autopsia practicado en el Instituto de Medicina Legal de Córdoba. En otras palabras, que murieron desangrados por las cuchilladas.

Los investigadores apuntaban ya el domingo en sus indagaciones hacia las mismas conclusiones debido a las pruebas que recabaron en el lugar de los hechos, en unas diligencias para las que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Priego de Córdoba decretó el secreto. El diario ABC de Córdoba indicó ayer que el móvil principal que manejan en estos momentos los investigadores es el de un crimen dentro de la pareja.

Denuncias previas

Según explicó Antonio Sanz, desde el mismo jueves de la desaparición las familias de ambos iniciaron su búsqueda por los alrededores, aunque en un principio no relacionaban las ausencias porque muchos desconocían que eran pareja sentimental.

Así, el jueves la familia de Juan Alberto R. formuló la primera denuncia ante la Guardia Civil, la que puso en marcha la investigación, al tiempo que realizaban diversos llamamientos en las redes sociales. Posteriormente se supo de la existencia de una segunda denuncia de desaparición, que se corresponde con el segundo de los fallecidos.

Vecinos de la zona explicaron ayer que el mayor de los hombres muertos vivía con su madre en la misma calle donde tenía la cochera. Era trabajador del campo y lo definen como una persona discreta y nada conflictiva. Durante toda la mañana del lunes hubo gran trasiego de personas por el garaje, aunque los vecinos aseguran que no escucharon ni notaron nada que les hiciera sospechar que allí habían muerto dos hombres.

Fotos

Vídeos