Los cadáveres hallados en el pantano donde buscaban a la pareja tienen signos de violencia

Los Mossos, durante el rescate de los cadáveres. / Efe

La autopsia podría determinar hoy si los cuerpos encontrados en Susqueda son los de Marc, de 23 años, y Paula, de 21

COLPISAMadrid

Los dos cadáveres hallados ayer por los Mossos de Escuadra en el pantano de Susqueda, donde buscaban a una joven pareja desaparecida desde el pasado 24 de agosto, presentaban signos de violencia. Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Girona tienen previsto practicar hoy la autopsia a los cadáveres e iniciar el proceso de identificación de los mismos, con el fin de confirmar si se trata de los vecinos de Arenys de Munt y de Cabrils, Marc, de 23 años, y Paula, de 21.

Según publica hoy el Periódico de Catalunya, los cadáveres estaban desnudos, el hombre estaba maniatado y al menos uno de los dos cuerpos tenía lesiones en la cabeza. Al haber estado un mes bajo el agua impidió ayer ver con claridad y a simple vista. El inspector Jordi Domènech explicó ayer a los medios que los cadáveres han aparecido ahora debido al descenso del nivel de agua del embalse.

Ella, según publica el citado diario, «estaba flotando sobre la superficie y él estaba dentro del agua pero apoyado contra una de las paredes del pantano en una zona de difícil acceso». El diario La Vanguardia aporta más detalles: "el cadáver del hombre apareció con una mochila a la espalda llena de piedras". Con estos indicios, los Mossos no dudan de las causas criminales que acabaron con la vida de las dos personas halladas ayer en el pantano, cuya identificación oficial aún se espera.

Una misteriosa desaparición

La de Marc y Paula ha sido una desaparición marcada por el misterio desde que comenzaron las labores de búsqueda. Aunque los Mossos no encontraban indicios suficientes para pensar que la pareja se hubiese marchado voluntariamente, nunca se ha descartado ninguna hipótesis. Los jóvenes, que estaban de vacaciones, tenían previsto visitar Tamariu, en Palafrugell (Girona) y el Montseny y hacer una excursión en un kayak, propiedad del chico, por el pantano de Susqueda. El kayak inflable del joven con el que, al parecer, pretendían hacer una excursión apareció en el agua medio desinflado, en una zona próxima a la que se encontró el coche.

A pesar de que los jóvenes salieron a hacer su ruta el jueves, no fue hasta la tarde del sábado cuando sus familiares, extrañados por no tener noticias de ellos, pusieron la denuncia en la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC) de Premià de Mar. La hipótesis de que habían sido víctima de un crimen ganó fuerza cuando en agosto, el consejero de Interior, Joaquim Forn, desveló que el coche de la pareja de jóvenes desaparecidos hallado hundido en el pantano de Susqueda "no cayó por accidente", sino porque "alguien lo empujó".

Fotos

Vídeos