El cadáver de la mujer asturiana hallado en un pantano estaba semidesnudo

Los buzos de la Guardia Civil encontraron un saco lleno de piedras en el fondo del embalse. / el comercio
Los buzos de la Guardia Civil encontraron un saco lleno de piedras en el fondo del embalse. / el comercio

El asesinato de Paz Fernández, según los investigadores, no guarda relación con la desaparición de otras dos mujeres en el Principado

O. S. / L. M.

El cadáver de Paz Fernández Borrego fue encontrado semidesnudo de cintura para abajo. La mujer no llevaba ropa interior, pero sí el mismo vestido negro del 13 de febrero, cuando se le pierde la pista en la localidad asturiana de Navia. Habrá que esperar a los resultados de los análisis de las muestras recogidas por los forenses para determinar si la mujer de 43 años fue víctima de una agresión sexual.

Lo que sí se sabe con certeza es que murió a consecuencia de los brutales golpes que le provocaron en la cabeza con un objeto contundente. A esas lesiones se suman las que presentaba en el cuello. Además de la causa de la muerte, la autopsia permitió determinar que falleció al menos 20 días antes que fuese encontrada por un piraguista en el embalse de Arbón, es decir, el mismo día en el que no regresó a dormir a la pensión que tenía reservada para pasar la noche.

Los agentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo encargados de la investigación tratan ahora de componer el puzle del caso que ha conmocionado a toda una región. En esas piezas, además del cadáver y las declaraciones de amigos y familiares de la víctima, se sitúan los objetos que los buzos de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) extranjeron del embalse al día siguiente de la localización de los restos mortales. Entre esos objetos está una cuerda y un saco con piedras. La Guardia Civil se centra ahora en esclarecer si tienen relación con el intento del asesino de ocultar el cadáver.

Encontradas una cuerda y una bolsa con piedras que pudieron servir para hundir el cuerpo

El aficionado al piraguismo que halló el cadáver de Paz el martes había estado en el embalse dos días antes practicando remo con su embarcación. Pasó por el mismo lugar sin apreciar ningún elemento extraño, por lo que todo apunta a que el cadáver emergió. La jueza que instruye las diligencias había dado a la Guardia Civil permiso para que procediese al vaciado del mismo embalse. Un extremo que no hizo falta al aparecer el cuerpo flotando.

Sigue la búsqueda

Según los investigadores, el caso de Paz no está relacionado con el de las otras dos mujeres desaparecidas en los últimos días en Asturias. Hoy se cumple una semana sin saberse nada de Concepción Barbeira. Siete días en los que no se ha dejado de buscar a esta vecina del municipio de Castrillón de 46 años. «Han estado todos los efectivos posibles. En eso no tenemos queja. Pero parece que se la haya tragado la tierra», lamenta su hermana menor, Soraya.

La familia no pierde la esperanza de dar con su paradero y para ello ha organizado una batida ciudadana tanto hoy como el fin de semana. Se espera que participen en esta búsqueda decenas de voluntarios que se encargarán de peinar la costa partiendo de la playa de Santa María del Mar, en cuyas proximidades apareció aparcado su vehículo, con las llaves puestas y las puertas cerradas pero sin seguro y con su bolso en el interior. Casada y con una hija de 21 años, el pasado viernes se le perdió la pista en el trayecto desde su domicilio hasta su puesto de trabajo como cocinera en el Hospital de San Agustín, en Avilés. Sus compañeros fueron los primeros en dar la voz de alarma, extrañados de su ausencia.

La otra desaparecida es Lorena Torre, vecina de Gijón de 40 años a la que se busca desde hace ocho días. La principal vía de investigación de la Policía es que se trata de una acción voluntaria. Todos los trabajos y pesquisas llevados a cabo hasta el momento descartan cualquier indicio de criminalidad.

Fotos

Vídeos