Cae una banda de grafiteros que llenó de pintadas trenes y estaciones de FGV

Uno de los grandes grafitis que la banda realizaba en vagones de tren. / LP

Los diez jóvenes detenidos por la Guardia Civil causaron daños valorados en más de 100.000 euros con sus actos vandálicos

TEO PEÑARROJA

VALENCIA. La Guardia Civil ha detenido a diez jóvenes e investiga a otros dos como presuntos integrantes de una banda criminal dedicada a hacer pintadas en trenes y estaciones de Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana (FGV). Causaron destrozos valorados en más de 100.000 euros y se les acusa de 56 delitos de daños contra bienes de uso público y pertenencia a banda criminal.

Los delincuentes se organizaban a través de las redes sociales para asaltar las instalaciones de FGV y pintar grafitis en vagones de tren, vallas perimetrales, estaciones de metro y fachadas de edificios. También aprovechaban las paradas del tren para grafitear en muy poco tiempo, tanto de día como de noche. Llevaban muchos botes de pintura en sus mochilas, además de sudaderas para cambiarse y evitar ser reconocidos. La Benemérita remarca que las pintadas eran «de gran magnitud». Cuando terminaban, compartían imágenes de sus pintadas a través de internet.

Todos los detenidos son jóvenes de nacionalidad española, algunos de ellos menores de edad. La mayoría de ellos son valencianos, aunque uno de los investigados es de Madrid y otros dos, de Bilbao. Cuerpos de seguridad de estas ciudades han colaborado con la Guardia Civil en la investigación.

La banda operaba desde hacía meses en una quincena de localidades de l'Horta Nord y l'Horta Sud: Burjassot, Paterna, Bétera, Lliria, Riba-roja... El pasado mes de septiembre, y a raíz del perjuicio económico que estaba sufriendo FGV por los grafitis, los cuerpos de seguridad tuvieron noticia de las actividades de la banda y la Guardia Civil inició la operación 'Espray' para constatar estos hechos delictivos y derivó después en la operación 'Trazos', que culminó con la detención de los diez grafiteros.

Los agentes inspeccionaron el domicilio de uno de los detenidos, donde requisaron más de treinta botes de espray presuntamente utilizados para las pintadas.

Las diligencias han pasado ahora a disposición de los juzgados de Valencia, Moncada, Quart de Poblet, Paterna, Massamagrell y Alzira. Según estimaciones de la empresa ferroviaria, la cuantía de los daños causados por la banda de grafiteros se eleva a 109.000 euros. La operación 'Trazos' ha sido llevada a cabo por agentes del Área de Investigación del Puesto Principal de Tavernes Blanques y del Equipo Policial Judicial de Alfafar.

Fotos

Vídeos