Cae una banda de atracadores que amenazaba a sus víctimas con hachas y picos

J. A. M. VALENCIA.

Picos, armas y cuchillos. Estas eran las armas que un violento grupo de atracadores usaba para perpetrar sus robos en tiendas y otros establecimientos de la provincia de Valencia. La Guardia Civil ha arrestado a cuatro de sus miembros acusados de la oleada de atracos, como indicaron fuentes de la Benemérita.

Los sospechosos llevaban actuando desde el pasado 10 de septiembre y, en poco más de dos semanas, habían sembrado la alarma con sus golpes en supermercados, estaciones de servicio, farmacias, bares y restaurantes. Según la Guardia Civil, atracaron a empleados de estos establecimientos en Llíria, Domeño, Benaguacil, Marines, Alcublas, Burjassot y Manises.

Los robos seguían siempre el mismo patrón. Dos de los delincuentes entraban en los locales para amenazar a las víctimas y exigir el dinero y objetos de valor. Mientras, un tercer compinche vigilaba desde el exterior con un coche para favorecer una rápida huida. Los sospechosos llegaron a sustraer una máquina expendedora de una gasolinera para luego trasladarla en un contenedor de basura.

Los presuntos autores son cuatro jóvenes de entre 25 y 34 años, todos ellos de nacionalidad española. Están acusados de robo con fuerza, atracos, hurto y pertenencia a organización criminal. En los registros la Guardia Civil se ha incautado de armas blancas y herramientas.

Fotos

Vídeos