La autopsia desvela que la mujer hallada calcinada en una vivienda en Valencia fue asesinada

La policía trata de reconstruir las últimas horas de vida de la víctima tras interrogar a su pareja y a otro hombre que residía en el mismo piso

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La autopsia realizada al cadáver de la mujer hallada muerta tras un incendio en una vivienda de Valencia desveló ayer que la víctima murió asesinada. El forense confirmó la naturaleza homicida del fallecimiento de Irina G. después de examinar de forma minuciosa el cuerpo en la necropsia practicada en el Instituto de Medicinal Legal.

El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Valencia se hizo cargo de las investigaciones tras los primeros indicios criminales hallados en la casa. Como ya informó LAS PROVINCIAS, el cadáver fue encontrado por los bomberos el domingo por la tarde cuando acudieron a una vivienda para sofocar un incendio en el número 29 de la calle Marqués de Zenete, en el barrio valenciano Arrancapins.

La víctima es de nacionalidad rusa y tenía 32 años. La policía informó del macabro hallazgo a otro hombre que residía en una habitación alquilada de la misma casa. Una vecina llamó al 112 sobre las 16.20 horas tras ver la gran cantidad de humo que salía del piso en la tercera planta del edificio.

El compañero sentimental se encontraba en compañía del hijo de su pareja, un niño de siete años, cuando fue localizado por la policía. El cadáver de Irina G. fue hallado calcinado en la cama de su dormitorio. Un equipo de la Policía Científica realizó una minuciosa inspección en la habitación para buscar pruebas.

Tras confirmarse la naturaleza homicida de la muerte de la mujer, los agentes del Grupo de Homicidios tratan ahora de reconstruir las últimas horas de vida de la víctima. La policía ha interrogado ya a la pareja de Irina y al otro hombre que residía en la misma vivienda donde tuvo lugar el crimen.

Fotos

Vídeos