El asesinado en Benicàssim es un ingeniero de Requena

REDACCIÓN

El responsable del bar La Alegría de Benicàssim, acusado de degollar el sábado a un cliente que desayunaba en el local, ya duerme entre rejas, después de que el Juzgado de Instrucción número 1 de Castellón, en funciones de guardia, haya ordenado prisión provisional, comunicada y sin fianza. La víctima, un leonés de 60 años afincado en Benicàssim, es ingeniero y propietario de una empresa especializada en electricidad con oficina en Requena.

El sospechoso fue trasladado a los juzgados a última hora de la mañana. El Juzgado de Instrucción número 1 de Castellón, en funciones de guardia, ordenó prisión provisional, comunicada, sin fianza para el sospechoso. Según fuentes del TSJCV, se le ha abierto una causa por delito de asesinato.

El presunto autor del crimen ha sido evaluado por dos forenses durante cuatro horas. Tras el dictamen de los peritos, el juez ha ordenado que durante su internamiento penitenciario sea sometido a tratamiento psiquiátrico. Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, el arrestado de nacionalidad china guardó silencio al ser interrogado por agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil.

El fallecido por las heridas de arma blanca estaba casado, era padre de un hijo y residía en la localidad costera de Castellón desde hace casi tres décadas. El próximo 20 de julio celebraba su cumpleaños. El hombre, aseguran los residentes en Benicàssim, era un habitual del establecimiento donde encontró la muerte. Acudía a primera hora para tomar su café y leer la prensa y en esta situación se hallaba cuando fue brutalmente atacado por el sospechoso.

Fotos

Vídeos