Cae en Alicante una red criminal especializada en el robo en viviendas con moradores dentro

Entre los cuatro detenidos y los dos investigados acumulan más de 40 delitos, todos ellos contra el patrimonio, en su mayoría robos con fuerza en viviendas de Orihuela Costa y Torrevieja

LAS PROVINCIAS / EFE
LAS PROVINCIAS / EFE

La Guardia Civil ha desarticulado una peligrosa banda de ladrones a la que atribuye la autoría de más de 40 delitos de robos con fuerza en viviendas con sus moradores dentro en Orihuela-Costa y Torrevieja, en una operación en la que cuatro personas han sido detenidas y otras dos son investigadas. Los arrestados son dos argelinos y dos marroquíes, de entre 25 y 43 años y los investigados, un marroquí de 35 años y una española de 44, según ha informado el Instituto Armados.

Uno de sus miembros de la banada ya ha ingresado en prisión. El valor de los beneficios de la actividad delictiva llevada a cabo por esta organización asciende a unos 150.000 euros, según un comunicado.

Los sospechosos forzaban las cerraduras de las viviendas, recurrían al método del "resbalón" y empleaba herramientas de fabricación casera para perpetrar los robos.

En varios registros domiciliarios, los agentes se han incautado de gran variedad de artículos de elevado valor, como relojes, bolsos de marcas exclusivas, ordenadores portátiles y teléfonos móviles.

Según la Guardia Civil, no solo se lucraban de la sustracción de objetos, sino que también hacían copias de las numeraciones de las tarjetas de crédito de las víctimas de los robos a través de las cuales efectuaban compras de terminales móviles que introducían en el mercado de segunda mano.

Los cuatro arrestados y los dos investigados ya han pasado a disposición judicial, de los cuales uno ha ingresado en prisión y el resto ha quedado en libertad provisional con cargos, indica la nota de prensa.

Segunda fase de la operación

De igual manera, en uno de los registros se intervinieron 3 tabletas de hachís, con un peso de 239 gramos y 4,5 gramos de cocaína y varias balanzas de precisión, procediendo a imputarle al morador de esa vivienda en cuestión, además, un delito de tráfico de drogas.

La banda utilizaba herramientas de fabricación casera para forzar las cerraduras de las puertas, mediante el método del “resbalón”, aprovechando que la mayoría de estas viviendas estaban sin acerrojar o bien otras en las que observaban que se dejaban las llaves cerca de alguna ventana, al alcance de su mano, hecho este que facilitaba la comisión de estos robos.

Sustraían principalmente objetos de fácil transporte, como teléfonos móviles, tablets, joyas, ordenadores y dinero en efectivo, así como en ocasiones hasta vehículos, utilizando para ello las propias llaves de los mismos, sustraídas del interior de la casa.

Fotos

Vídeos