Abusa de un niño de 14 años al que conoció por internet tras citarlo en un hotel

La Policía Nacional arresta en Valencia al presunto pedófilo, que se desplazó desde Zaragoza para el encuentro sexual con el adolescente

J. A. MARRAHÍ

valencia. Una operación de la Policía Nacional vuelve a demostrar el riesgo de no vigilar los movimientos de menores en internet y la existencia de depredadores sexuales al acecho ante las faltas de cautela. Los agentes han arrestado en Valencia a un joven de 29 años acusado de abusar sexualmente de un niño de 14 años al que conoció con una aplicación móvil de contactos.

Las investigación se inició en la noche del viernes, cuando los agentes supieron que el menor había desaparecido de su domicilio en una localidad valenciana. Poco después, sobre la una y media de la madrugada del sábado y tras varias pesquisas, la Policía Nacional localizó un coche en el que podría viajar el menor. Fue interceptado de inmediato. El adolescente estaba en el asiento del copiloto junto a un adulto que no era ningún miembro de su familia. Era el presunto pedófilo.

Según pudieron reconstruir los agentes con sus interrogatorios y comprobaciones, el joven y el menor se habían conocido a través de una aplicación de telefonía móvil de contactos. Después de varias conversaciones en el entorno digital, «el adulto logró que el chico le mandara fotografías de índole sexual».

El sospechoso invitó al menor a cenar y al cine antes de cometer los supuestos abusos

Para el sospechoso no fue suficiente y quiso llegar aún más lejos: al encuentro físico. Para ello se desplazó unos días antes desde Zaragoza para tener una cita. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, le invitó a cenar y al cine en varias ocasiones. Pero esa misma noche le llevó supuestamente a una habitación de un hotel de Valencia en la que cometió los presuntos abusos sexuales.

Tras las diferentes averiguaciones, el joven aragonés fue detenido como presunto autor de un delito de abuso sexual. Le intervinieron el teléfono móvil que portaba en busca de pistas y pruebas incriminatorias. Posteriormente, agentes de la Policía Científica realizaron una minuciosa inspección ocular en la habitación del hotel. Se incautaron de un ordenador portátil y otros efectos que van a ser analizados para comprobar, entre otras cosas, si hay más víctimas. El detenido, sin antecedentes policiales, ya ha pasado a disposición judicial.

La obligación de controlar

Tanto la Policía Nacional como educadores y expertos juristas apelan a los padres para que jamás suelten de la mano a sus hijos en sus primeros pasos con internet y el mundo digital. Para empezar, es ilegal, además de peligroso, que usen redes sociales o aplicaciones de contactos por debajo de la edad legal marcada por las diferentes compañías, que suele rondar los 14 años.

Aún así, madres y padres tienen la obligación de controlar sus movimientos en internet y ponerles límites hasta que alcancen los 18 años. Les obliga el Código Civil en su ejercicio de la patria potestad. Además, resulta trascendental que se les explique desde temprana edad que en las redes sociales corren el riesgo de delinquir o sufrir delitos, tanto en el ámbito sexual como el de la intimidad o el honor. Ese control resulta mucho más complicado si a los adolescentes se les proporciona 'smartphone' a edad temprana.

Fotos

Vídeos