Las Provincias

Una operación antidroga se salda con 11 detenidos en la provincia de Valencia

Dos guardias civiles en la calle de los Leones. :: jesús signes
Dos guardias civiles en la calle de los Leones. :: jesús signes
  • La Guardia Civil desarticula una red de narcotráfico que introdujo 300 kilos de cocaína en el Puerto de Valencia

  • Dos de las personas detenidas en la operación residen en una urbanización de La Pobla de Farnals

Una operación antidroga de la Guardia Civil de Valencia se saldó ayer con la detención de 11 personas, dos de ellas en una urbanización de la Pobla de Farnals, y la incautación de armas, importantes cantidades de dinero y varios vehículos. Los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) y de la Unidad Central Operativa (UCO) realizaron las detenciones y registros en varias localidades con el apoyo de otras unidades, como la Unidad Especial de Intervención (UEI), el Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), la Unidad de Helicópteros de Valencia y el Servicio Cinológico. La red de narcotráfico desarticulada introdujo un importante alijo de 300 kilos de cocaína en el Puerto de Valencia. La droga fue confiscada en una nave industrial durante una entrega controlada de un contenedor.

Uno de los registros tuvo lugar en una vivienda de la calle de los Leones en Valencia. Los propietarios del piso, un hombre de 65 años y su mujer, se encontraban en la casa cuando varios guardias civiles del GRS han irrumpido en el edificio. Una de sus hijas había bajado a pasear a uno de los dos perros que tienen. Alrededor de la una del mediodía, el hombre escuchó ladridos en la calle y luego vio a un grupo de agentes encapuchados que entraban en el patio de su finca, y a continuación irrumpieron en su propia vivienda.

"He escuchado un golpe fuerte seguido de otros más, y no me ha dado tiempo ni a recorrer el pasillo. Varios agentes armados y encapuchados han entrado y me han gritado que me tirara al suelo. Mi mujer ha salido del comedor y le han dicho lo mismo", explicó el propietario de la vivienda.

"Nos han apuntando con sus armas. Nos hemos tirado al suelo con el susto en el cuerpo y no me he atrevido a preguntar qué pasaba. Luego cuando les he dicho que nosotros no habíamos hecho nada, un guardia me ha explicado que éramos sospechosos y que iban a registrar la vivienda", añade el hombre. Tras efectuar un minucioso registro en todas las estancias de la vivienda y la terraza, que ha durado dos horas, los guardias civiles se marcharon sin llevarse nada. "He preguntado por mi hijo y me han contestado que estaba detenido, pero no me han explicado el motivo de su detención", afirmó el vecino de la calle de los Leones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate