Las Provincias

Un acusado reconoce que mató y descuartizó a un amigo en Dénia

  • Cometió el homicidio tras una discusión y en los días posteriores se dedicó a trocear el cadáver y a enterrarlo en un huerto cercano

Un acusado, José Luis P.V., ha reconocido hoy ante un jurado popular que mató y descuartizó a un amigo en el domicilio de éste, en la calle Menorca de la localidad alicantina de Dénia entre el 19 y el 20 de agosto de 2015.

La fiscalía solicitaba provisionalmente para él una pena de 15 años y 5 meses de prisión por un delito de homicidio y otro de profanación de cadáver, aunque el sospechoso ha dicho no estar conforme con esa condena.

En su declaración, durante la primera sesión de la vista oral que alberga la Audiencia de Alicante, el homicida confeso ha admitido que acabó con la vida de la víctima, Joaquín J.B., de 59 años, durante una discusión.

El ministerio público sostiene que le estranguló, pero el procesado no ha precisado hoy la forma en que le causó la muerte, ni los motivos que le llevaron a cometer el crimen.

En los días posteriores, José Luis P.V. se dedicó a trocear el cadáver con la ayuda de diversas herramientas que compró en una ferretería y un establecimiento regentado por ciudadanos chinos.

El acusado almacenó primero los restos del cuerpo en un frigorífico y, posteriormente, con la ayuda de una persona que no ha podido ser identificada, los sacó del domicilio para deshacerse de ellos.

El homicida los trasladó en una furgoneta hasta un huerto cercano cuya ubicación conocía porque había pertenecido a un hermano suyo.

Allí, con la ayuda de las herramientas de una casa de aperos, los enterró en diversos puntos del terreno, tal y como ha reconocido el propio procesado, quien ha añadido que tomó todas estas decisiones en solitario.

La Policía Nacional halló restos de sangre en el escenario del crimen y detuvo el 29 de agosto de ese mismo año al sospechoso, quien se encuentra en prisión preventiva desde entonces.

José Luis P.V. ha reconocido esta mañana que, en los días anteriores, llegó a pedir a los vecinos del edificio de la víctima que no se preocuparan si escuchaban ruidos, pues estaban haciendo unas reformas en el piso.

Además, según su testimonio, una vecina le sorprendió entrando por una ventana a la casa del fallecido y él le contó que se había dejado olvidada las llaves.

Del mismo modo, otro inquilino del inmueble llegó a recriminarle que estuviera manchando la escalera cuando bajaba por ella la nevera.

Por otro lado, ha admitido que tenía poderes del fallecido para representarle en la venta de una vivienda que había heredado junto a su hermana, aunque no ha querido responder a la acusación particular de si mató a Joaquín J.B. para quedarse con ese dinero.

Tras el reconocimiento del crimen por parte del encausado, la fiscalía ha renunciado a la declaración de catorce policías nacionales para no dejar "desasistida" a la Comisaría de Dénia, así como a ocho peritos y a otros cuatro testigos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate