Las Provincias

Un conductor ebrio circula 20 kilómetros en sentido contrario por la AP-7

  • El kamikaze fue detenido en Xeresa por la Guardia Civil de Tráfico tras cuadruplicar la tasa máxima de alcohol y dar positivo en cocaína

El alcohol y la cocaína estuvieron a punto de causar otra tragedia el lunes por la tarde en la carretera. Un conductor ebrio circuló unos 20 kilómetros en sentido contrario por la autopista AP-7, entre los términos de Almussafes y Xeresa, hasta que fue interceptado y detenido por una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Valencia. El hombre arrestado, cuya identidad responde a las iniciales A. C. A., de 41 años, dio positivo tanto en el control de alcoholemia como en el test de detección de sustancias estupefacientes.

El kamikaze se cruzó con un gran número de vehículos cuyos conductores tuvieron que realizar maniobras evasivas para no chocar contra un Peugeot 307 de color gris, el coche que circulaba en sentido contrario. Según informaron fuentes jurídicas, la prueba de alcoholemia realizada al detenido arrojó un resultado de 1,36 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, una tasa que cuadruplica el máximo permitido, y el test salival de detección de drogas dio positivo en cocaína.

El teléfono de emergencias 112 recibió a las 17.41 horas del lunes la primera llamada que alertaba de la conducción temeraria de un kamikaze en la AP-7. Era el conductor de un turismo que había dado un volantazo para esquivar al Peugeot 307 cerca del peaje de Almussafes. El hombre llamó de inmediato al 112 para avisar del peligro que corrían los automovilistas que circulaban en sentido Valencia, ya que el kamikaze también iba por esos carriles pero en sentido hacia Alicante.

Tras quedar registrada la llamada en el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat y en la Central Operativa de Tráfico (COTA) de la Guardia Civil, una patrulla del Destacamento de Tráfico de Valencia acudió con urgencia a la autopista para interceptar al conductor temerario. Fueron momentos de gran tensión, nerviosismo y peligro debido al tráfico que registraba en ese momento la AP-7, donde se rozó la tragedia.

Los guardias civiles circularon en dirección a Alicante de forma correcto, con las luces azules encendidas, hasta que alcanzaron al kamikaze en el término de Xeresa -que seguía en sentido contrario al otro lado de la mediana-, y avisaron también con señales acústicas al conductor del Peugeot 307 para que detuviera de inmediato el vehículo.

Tras recorrer unos 20 kilómetros en sentido contrario, el kamikaze paró en el punto kilométrico 562,500, según informaron fuentes del Centro de Gestión de Tráfico de Valencia, después de que la patrulla que circulaba en paralelo, pero por el carril correspondiente, cruzara la mediana y atravesara el vehículo oficial en la AP-7. Otras dos patrullas del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Gandia colaboraron en la detención del kamikaze. La rápida actuación de los agentes y la destreza al volante de varios conductores evitó lo que podría haber sido un choque frontal en la autopista.

Gran peligro

Los momentos de mayor peligro coincidieron con la circulación del Peugeot 307 en sentido contrario por el término de Favara, donde algunos conductores se cruzaron con el kamikaze a la salida de una curva. «El susto fue tremendo. Solo sé que el coche era de color beis claro. Yo iba por el carril derecho pero me salí al arcén para no chocar», afirmó uno de los automovilistas que llamó al 112.

«Hasta ahora cuando iba por una autopista de peaje no tenía problema alguno en adelantar en plena curva, a sabiendas de que no iba a venir nadie de cara, pero después de lo que me ha pasado lo que tengo muy claro es que no vuelvo a adelantar en una curva de la autopista por si acaso», añadió el conductor.

Tras cuadruplicar la tasa máxima de alcohol permitida en aire espirado y dar positivo también en cocaína, el hombre de 41 años fue detenido por un delito contra la seguridad vial. Los guardias civiles avisaron a una grúa para que retirara el vehículo de la AP-7 y trasladaron al conductor a un cuartel para realizar las correspondientes diligencias. También le leyeron sus derechos y le informaron de las consecuencias penales de su temeraria acción. El individuo detenido no tiene antecedentes por delitos contra la seguridad vial, según informaron las mismas fuentes del Centro de Gestión de Tráfico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate