Las Provincias

Condenado a 27 años de prisión por matar a su madre a cuchilladas y quemar la casa en Vinaròs

  • El acusado deberá indemnizar a sus tres hermanos con 260.000 euros, además de otros 877,35 euros por los daños causados en la vivienda y de 1.073,45 euros al Consorcio de Bomberos

La sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a un joven a 27 años de prisión por matar a su madre tras asestarle varias cuchilladas e incendiar la habitación de la vivienda donde se encontraba en Vinaròs (Castellón).

La sentencia, hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) y dictada de acuerdo con el veredicto de culpabilidad de un jurado popular, condena al hombre a 21 años de prisión por asesinato y a seis años más por incendio, delitos en los que concurre la agravante de parentesco y la atenuante de reparación del daño.

El acusado deberá indemnizar a sus tres hermanos con 260.000 euros, además de otros 877,35 euros por los daños causados en la vivienda y de 1.073,45 euros al Consorcio de Bomberos.

Conforme al veredicto, la Sala considera probado que el 23 de junio de 2015, en la vivienda familiar ubicada en Vinaròs, el acusado cogió un cuchillo y asestó más de 30 cuchilladas a su madre, que le causaron la muerte.

El acusado acuchilló a su madre más veces de las necesarias para causarle la muerte, buscando así causarle un "mayor e innecesario" sufrimiento, según recoge la sentencia.

Tras matar a su madre, el acusado trasladó el cadáver, con intención de ocultarlo, hasta una habitación en la que no dormía nadie y había acumulada gran cantidad de basura. Días más tarde, tras personarse efectivos de la Guardia Civil en el domicilio por fuertes olores que procedían de la vivienda, pidieron a sus moradores que procedieran a su limpieza porque volverían para comprobarlo.

Según la sentencia, con la finalidad de evitar que encontrasen el cuerpo de su madre y a sabiendas de que en el interior del piso estaban uno de sus hermanos y la pareja sentimental de la víctima, el acusado incendió los objetos de la habitación donde estaba el cadáver, lo que provocó un fuego que comportó la actuación de los bomberos.

El acusado presentó antes del inicio del juicio un escrito en el que confesaba que había matado a su madre y pedía perdón a su familia y mostraba su arrepentimiento. Así mismo, para reparar el daño, se comprometía a donar su parte de la vivienda a sus hermanos en el momento en que éstos quisieran.