Las Provincias

La Guardia Civil interviene en el Aeropuerto de Alicante envíos de medicamentos falsificados por valor de 210.000 euros

La Guardia Civil interviene en el Aeropuerto de Alicante envíos de medicamentos falsificados por valor de 210.000 euros
  • Los tres investigados son un belga de 29 años, un español de 39 y un chino también de 39, vecinos de Daya Nueva, San Vicente del Raspeig y Alicante, respectivamente

La Guardia Civil ha intervenido en el Aeropuerto de Alicante un total de 21.000 unidades de medicamentos falsificados, procedentes de la India, de los cuales eran los destinatarios de los envíos tres hombres residentes en la provincia alicantina, quienes no conocen ni la fiabilidad de su origen, ni su fabricación, ni si han pasado o no, algún tipo de control médico sanitario, con los graves riesgos que esto conlleva para la salud de las personas que lo consuman.

A finales del pasado año 2016, los agentes de la Guardia Civil de la Oficina Fiscal del Aeropuerto de Alicante (ODAIFI), comenzaron a detectar una serie de envíos procedentes de la India, con diferentes destinatarios de las localidades alicantinas de Daya Nueva, Los Montesinos, San Vicente del Raspeig y Alicante.

Dichos envíos fueron inspeccionados, en colaboración con los Servicios de Aduanas del Aeropuerto de Alicante, hallando en su interior gran cantidad de medicamentos con los principios activos Sidelnafilo y Tadalafilo, los mismos utilizados por el famoso medicamento de color azul, para restaurar la función eréctil deteriorada.

Del resultado de las investigaciones se llegó a la conclusión de que dichos medicamentos no estaban registrados en la Unión Europea, teniendo la consideración, por tanto, de medicamentos ilegales.

Otra de las razones para pensar que se trataba de medicamentos falsificados era su presentación, pues venían en forma de blisters, sin caja ni prospecto.

Por todo lo anterior, se establecieron diversos operativos de vigilancia para identificar y localizar a las personas que estaban detrás de dichos envíos.

Finalmente, la Guardia Civil ha intervenido un total de 21.000 medicamentos ilegales, con un valor de precio de mercado de unos 210.000 euros y ha detenido por ello a tres hombres, un belga de 29 años, un español de 39 y un chino, también de 39 años, vecinos de Daya Nueva, de San Vicente del Raspeig y de Alicante, como los destinatarios de esos envíos. Los tres han quedado a disposición judicial, en calidad de investigados por 3 delitos de contrabando y contra la salud pública.

Grave riesgo para la salud

La Guardia Civil alerta de que el consumo de este tipo de medicamentos constituye un grave riesgo para la salud, ya que se comercializan sin haber sido sometidos a ningún tipo de control médico.

Su peligrosidad radica en que el principio activo podría tratarse de una sustancia susceptible de afectar a la salud de las personas, argumento apoyado en un informe emitido por el Área de Sanidad de la Subdelegación del Gobierno, que considera que “los comprimidos retenidos podían ser una sustancia peligrosa para el consumo humano al no ser un medicamento autorizado, pues se encuentra fuera de control sanitario y que no va dirigido a una persona expresamente autorizada para su comercialización” (Art. 95.2 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad).

En el caso de los investigados, los envíos con los medicamentos iban todos destinados directamente a estos tres particulares, quienes realmente no llegan a conocer de forma fiable su origen. Estas personas las recibían, tanto para venderlas de forma ilícita como para su consumo, tomándolas sin consultar ningún tipo de prospecto y, sobre todo, sin dispensación farmacéutica, para ahorrarse el coste de adquirirlos en las farmacias.