Las Provincias

Detenido un hombre por la muerte de la mujer que cayó por la escalera en Valencia

fotogalería

La Policia Nacional ha trasladado a la vivienda en la que ayer murió asesinada una mujer colombiana a un amigo íntimo de la fallecida detenido anoche. / EFE

  • El sospechoso confiesa que discutió y forcejeó con la víctima pero niega haberla empujado

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 54 años de edad, José Luis G. G., por su presunta implicación en la muerte de una mujer que cayó por el hueco de una escalera en un edificio de la ciudad de Valencia. Los hechos ocurrieron sobre las cuatro y media de la tarde del martes en el número 9 de la avenida de Tres Cruces tras una fuerte discusión entre la víctima y el detenido, que eran amigos.

El Grupo de Homicidios de la Jefatura de Valencia está investigando el grado de implicación de este hombre en la muerte de Gloria A. V., de nacionalidad colombiana y 48 años de edad. Poco antes de que cayera por el hueco de las escaleras desde la cuarta planta del edificio, la mujer había llamado de forma insistente al timbre del piso donde reside el hombre ahora detenido. Un vecino de la finca descubrió el cuerpo ensangrentado después de escuchar un fuerte golpe.

Tras avisar al teléfono de emergencias 112, varios vecinos esperaron en la calle a la policía y la ambulancia del SAMU, aunque los sanitarios no pudieron hacer nada para salvar la vida de la mujer. Varias patrullas de la Policía Nacional acudieron al lugar y realizaron las primeras indagaciones para identificar a la víctima y esclarecer cómo había caído por el hueco de las escaleras.

El hombre detenido manifestó a la policía en un principio que no conocía a la mujer fallecida. Su mentira fue descubierta poco después cuando los agentes localizaron a un testigo que había visto cómo la víctima llamaba a la puerta de la casa del sospechoso, que cuenta con antecedentes por violencia de género y hurtos. José Luis G. confesó que había discutido con Gloria porque estaba en estado ebrio y muy alterada. Él no la dejó entrar, discutieron en el rellano y la mujer habría caído de forma accidental poco después de que el hombre cerrara la puerta, según su versión.

Como tiene antecedentes policiales, el sospechoso mintió a la policía para que no le acusaran de una supuesta muerte violenta. Además, el individuo tenía un arañazo en la cara cerca de un ojo, aunque dijo que la herida no era reciente, y la policía encontró una pequeña mancha roja, al parecer de sangre, en el timbre. Tras todos estos indicios, una patrulla de la comisaría de Abastos trasladó al hombre a dependencias policiales para interrogarlo y poco después fue detenido por el Grupo de Homicidios.

Según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Valencia, no se puede hablar de un caso de violencia de género hasta que la autopsia y las investigaciones no revelen más datos sobre las causas de la muerte. La víctima había sufrido malos tratos en relaciones anteriores y tenía una orden de protección vigente que no afectaba al detenido, según informó la agencia Europa Press.

Tanto el Ayuntamiento de Valencia como de la Generalitat han considerado la muerte de esta mujer como un nuevo caso de violencia machista. El Gobierno valenciano, que ha convocado un minuto de silencio para las 12 horas de mañana ante el Palau de la Generalitat, ha manifestado también en un comunicado su repulsa ante estas nuevas agresiones contra las mujeres, y hace un llamamiento a toda la sociedad para que denuncie y condene estos actos con el propósito de acabar con cualquier acción fruto de la violencia de género.

Tras guardar un minuto de silencio ante el edificio consistorial, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha pedido que se tomen todas las medidas y «se lleguen a todos los pactos que haga falta para erradicar la epidemia de la violencia machista», que ha considerado «absolutamente intolerable» en una sociedad avanzada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate