Las Provincias

Admitida la querella por injurias contra la joven que deseó la muerte a un niño enfermo

valencia. Un juzgado de Alzira ha admitido a trámite la querella por injurias interpuesta contra la joven vasca Aizpea E., de 21 años. La guipuzcoana deseó presuntamente en una red social de internet la muerte de Adrián, un niño valenciano enfermo de cáncer ilusionado con ser torero. Fue tras un festival taurino que se celebró en Valencia a beneficio de la Fundación de Oncohematología Infantil. El comentario que se pudo leer en su perfil de Facebook rezaba textualmente: «Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quiere vivir. ¡Anda ya! Adrián, vas a morir».

Según el auto judicial recibido por la Fundación Toro de Lidia, que representa a la familia del menor, «los hechos pueden ser constitutivos de delito de injurias graves proferidas con publicidad. Procede su admisión a trámite y la incoación de diligencias previas».

Como avanzó LAS PROVINCIAS, el 12 de diciembre se convocó un acto de conciliación previo a la querella. Pero la vecina de Éibar no admitió los hechos, no se arrepintió y, por tanto, tampoco asumió la indemnización que exigía la familia por daños morales. Según la fundación, Aizpea mostró «una actitud poco colaborativa y esquiva». Ante esta situación, la familia de Adrián optó por la vía judicial e interpuso la querella ahora admitida.

Además, el padre de Adrián ha interpuesto otra querella por injurias contra el segundo sospechoso, Manuel O., tras leer unos graves comentarios de desprecio en Twitter. Este vecino de Cullera de 33 años también fue arrestado junto a la joven vasca por la Guardia Civil. Se les atribuye delitos de odio, injurias y contra la integridad moral.

El procedimiento con Manuel ha sido calcado. El 4 de enero fue citado para un acto de conciliación en Valencia en el que la familia de Adrián reclamaba su petición de perdón, un arrepentimiento público por los mismos medios por los que se produjeron los supuestos insultos y una indemnización. No se presentó aludiendo motivos laborales y rechazó la vía de la conciliación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate