Las Provincias

Una pareja muere intoxicada en Xàbia por la mala combustión de una caldera

Momento en el que sacan del chalé de Xàbia el cuerpo de una de las víctimas. :: Tino Calvo
Momento en el que sacan del chalé de Xàbia el cuerpo de una de las víctimas. :: Tino Calvo
  • Unos amigos acudieron al chalé al no tener noticias de las víctimas y descubrieron los cadáveres en un sillón y en el suelo

Una pareja de residentes británicos, de 78 y 68 años, murió en su chalé de Xàbia por intoxicación de monóxido de carbono. Una mala combustión de una caldera causó el fallecimiento de Derrick y Vicky Holdback el pasado martes, según las investigaciones de la Guardia Civil, aunque los cadáveres fueron descubiertos ayer.

Los cuerpos de las víctimas, que llevaban varias décadas viviendo en el municipio, fueron hallados sobre las diez y media de la mañana del jueves en su domicilio del número 9 de la calle Pío Baroja, en la tranquila urbanización La Lluca. El cuerpo del hombre yacía en un sillón y la mujer estaba en el suelo y tenía un golpe en la cabeza, causado probablemente al caer tras la grave intoxicación.

Unos amigos de la pareja, al no tener noticias de ella, se presentaron en el chalé y entraron, ya que uno de ellos tenía una llave de la vivienda de los Holdback. Entonces descubrieron el trágico suceso. Tras el terrible hallazgo dieron la voz de alarma. Los agentes de la Guardia Civil de Xàbia se trasladaron al lugar y se hicieron cargo de la investigación. Un equipo de Policía Científica del instituto armado realizó una minuciosa inspección ocular en el chalé. Los especialistas de la Guardia Civil no hallaron indicios criminales en la vivienda.

Avisaron a los bomberos

Los agentes avisaron a los bomberos del parque comarcal de Dénia para que comprobaran si había algún escape de gas. Una vez allí detectaron que había monóxido de carbono por una posible mala combustión de la caldera, lo que habría provocado la muerte de los propietarios, según informaron fuentes de la investigación.

Sobre las 13.30 horas llegó a la casa la jueza de guardia para supervisar las investigaciones de la Guardia Civil y proceder al levantamiento de los cadáveres. Casi una hora después salió del chalé el furgón con los dos cuerpos para trasladarlos al Instituto de Medicina Legal de Alicante, donde les practicarán las autopsias. La muerte de estas dos personas, según los primeros datos de la investigación y la estimación del forense de guardia, habría tenido lugar a última hora del pasado martes. Además, la Guardia Civil precintó la caldera para que sea examinada por un experto.

A pesar de la presencia de la Benemérita y de los bomberos, algunos vecinos desconocían ayer por la mañana lo sucedido. Al descubrir por los periodistas la muerte de los Holdback, se mostraron consternados. Una de las vecinas manifestó su sorpresa. El hombre tenía muy buena salud y le gustaba jugar con sus nietos. Su hijo vive a pocos metros del lugar del suceso en Truman Capote, una calle perpendicular a Pío Baroja.

Esta mujer reconoció que el martes fue el último día que había visto a Derrick en su jardín. Sin embargo, apuntó que le había parecido extraño ver las luces encendidas el miércoles por la noche, cuando llegó a su casa, pues los Holdback solían apagarlas antes. A la casa también se acercaron varios amigos de la pareja británica, que no podían ocultar su consternación. Además del hijo y los tres nietos que viven en Xàbia, el matrimonio tiene más familia en Inglaterra y hace años perdieron a una hija en un accidente de tráfico.

El 27 de enero de este año, otro hombre fue encontrado muerto y su futura mujer resultó intoxicada muy grave en el interior de un chalé en la calle Trujillo de la urbanización La Sabatera en Moraira. La pareja de origen belga y de algo más de 50 años había alquilado la casa. Ambos estaban separados de sus respectivos cónyuges y preparaban su boda para el próximo mes en Moraira.

La alarma en torno a esta pareja la dio un amigo de la víctima desde Mojácar, quien se mostraba muy preocupado porque hacía más de una semana que no tenía noticias de ellos. La Policía Local acudió al chalé y comprobó que la puerta de la verja estaba abierta. Llamaron al timbre y al ver que nadie les abría optaron por entrar en la parcela y hallaron a las víctimas. Según las investigaciones de la Guardia Civil, una intoxicación por monóxido de carbono causó la muerte del hombre por la mala combustión de una caldera o una estufa.