Las Provincias

Detenidas 34 personas por amañar partidos de tenis

  • La operación se inició por la denuncia de un jugador de Madrid

  • Los acusados de arreglar encuentros de torneos Future y Challenger, siete de ellos tenistas, son de once provincias pero ninguno de la Comunitat

La Guardia Civil ha detenido a 34 personas, entre ellas siete jugadores, por supuesto amaño de partidos de tenis, con lo que presuntamente consiguieron beneficios en apuestas de más de medio millón de euros en torneos en España, la mayoría en Sevilla, y Portugal desde 2013.

La responsable de la operación que se ha desarrollado en varias provincias españolas, la teniente María Jiménez, explicó que todos los tenistas son varones que se encuentran en el ránking nacional entre los puestos 30 a 360 y en el internacional del 800 al 1.400. Además, detalló que y la casa de apuestas más perjudicada ha sido BET365. Fuentes consultadas por este periódico precisaron que entre los tenistas implicados no hay ninguno con ficha de la Comunitat.

Según Jiménez, los tenistas han podido incurrir en un delito de corrupción en el deporte castigado con una pena de prisión de seis meses a cuatro años e inhabilitación y la posible prohibición de la federación a seguir participando en torneos. Al conjunto de implicados se les atribuye, además, estafa y pertenencia a organización criminal.

Con esta operación, denominada Futures, la Guardia Civil ha desmantelado una organización especializada. Presuntamente amañaban resultados de partidos de categoría Futures y Challenger sobre los que realizaban apuestas on line.

Hasta el momento se han detectado diecisiete eventos supuestamente amañados en Sevilla, Huelva, Tarragona, Madrid y Oporto. La Guardia Civil está pendiente de recibir información sobre si han sido corrompidos otros torneos sobre los que se tienen sospechas.

La operación se ha saldado con la detención de 34 personas, siete de ellas tenistas, en las provincias de Madrid, Sevilla, A Coruña, Pontevedra, Córdoba, Almería, Huelva, Cádiz, Barcelona, Cáceres, Badajoz y Ciudad Real. Los dos presuntos cabecillas de la organización, asentados en Sevilla y A Coruña.

Los agentes iniciaron la investigación en febrero de 2015 tras recibir una información de la Tenis Integrity Unit (TIU), un organismo internacional que vela por la integridad en el mundo de la raqueta sobre un intento de corrupción que denunció un jugador de Madrid.