Las Provincias

Un reventón en las cañerías del Clínico obliga a desalojar habitaciones

  • UGT denuncia que la avería que forzó a repartir mantas a las pacientes de Maternidad es la segunda registrada en los últimos siete días

Las cañerías del Hospital Clínico de Valencia volvieron ayer a ser noticia. Un reventón en la sala de Maternidad obligó a desalojar dos habitaciones de la planta cuarta. La situación desencadenó la necesidad de «desconectar la calefacción» y como consecuencia de ello fue necesario «repartir mantas a las pacientes», tal como denunció José Santamaría, representante del sindicato UGT en este centro sanitario.

Este reventón tuvo lugar ayer por la tarde, justo siete días después de que el mismo representante sindical denunciara la inundación de la sala de extracciones del edificio de Maternidad del Clínico por la misma causa: un reventón en las cañerías. En este caso la inundación dejó inutilizada la mitad de la sala destinada a los pacientes que acuden a extraerse sangre para las analíticas, que se encuentra en la planta baja

La semana pasada, más allá de la denuncia concreta de lo ocurrido, UGT ya advirtió de que la situación pudiera repetirse. Y sólo siete días después de que Santamaría pronunciara esas palabras, un nuevo reventón revivió la experiencia del día 22. En ese momento el representante sindical ya puso de manifiesto el mal estado de las cañerías, pero «sobre todo, el edificio de Maternidad se encuentra en una situación muy crítica».

El primer incidente derivado del estado en el que se encuentran las cañerías llegó pocos días después de que se diera a conocer la falta de espacio que soporta el hospital de la avenida Blasco Ibáñez. De hecho, cuando tuvo lugar el reventón de la semana pasada, Santamaría destacó que tiene conocimiento de que la dirección del hospital tiene «programado el cambio de las instalaciones», pero se encuentra con «la dificultad de que para ello tendría que reducir las intervenciones e ingresos para dejar camas libres para poder disponer de espacio». La escasez de sitio en el Clínico ya la denunciaron días atrás. UGT reivindicó la ampliación de las instalaciones.

La escasez de espacio no es la única circunstancia que ahoga a las instalaciones hospitalarias. El «acelerado proceso de deterioro» del edificio contiguo, la antigua Escuela de Agrícolas, es otra de las denuncias que ha trasladado UGT en las últimas semanas, ya que a juicio del sindicato su estado de «insalubridad» no es el más conveniente para el vecino de un centro sanitario.

Sobre la antigua Escuela de Agrícolas estaba previsto ampliar el Hospital Clínico, proyecto que se paralizó con la llegada de la crisis económica. Las última vez que la 0 de Sanidad, Carmen Montón, se refirió a este asunto señaló que Sanidad mantiene conversaciones con la Politécnica, titular de la escuela, con la mirada puesta en la ampliación.