Las Provincias

fotogalería

Plaza Antonio Eximeno, ayer por la mañana. :: irene marsilla

«Parecía el fin del mundo, no había visto nada igual»

  • La plaza Músico Antonio Eximeno termina convertida en una inmensa laguna con coches inmovilizados en su interior

  • El Marítimo sufre inundaciones en bajos, parques y solares

valencia. Como en 1957, pero a escala, los barrios del distrito Marítimo de Valencia fueron los más afectados en la noche del domingo al lunes por las lluvias. El Cabanyal, Camins al Grau, Nazaret, la Malvarrosa o Beteró aún tenían ayer, al cierre de esta edición, parques, solares y aparcamientos impracticables y convertidos en grandes lagunas.

«Nunca había visto nada igual, parecía el fin del mundo», decía un vecino de la Malvarrosa que se asomaba a la plaza Músico Antonio Eximeno, que quedó el domingo totalmente anegada, con dos coches inmovilizados en el interior de la laguna formada por agua de lluvia. Fue una de tantas plazas reconvertidas en estanques, con el agravante de que está en proceso de urbanización para adecentar el solar, que ahora se usa como aparcamiento. Se da la circunstancia, además, de que en esa plaza se encuentra el casal de la falla Doctor Álvaro López-San Juan de Dios, a la que pertenece la fallera mayor de Valencia de 2016, Alicia Moreno, y que cuenta con decenas de niños que juegan en el solar todas las noches que hay actividad en esta humilde comisión del Marítimo.

En El Cabanyal también pasaron una noche complicada. Los vecinos del barrio miraron al cielo con miedo y ayer no se hablaba de otra cosa en el Mercado del Cabanyal. «¿Visteis cómo caía? Peor que en la riada», decía una vecina mientras compraba en uno de los puestos del mercado. En los bares cercanos también se comentaba la lluvia. «Temíamos que se nos inundara la casa, la parte baja, pero no llegó a pasar», decía otro parroquiano.

Nazaret contuvo el aliento

Otra zona de la ciudad donde estuvieron con un ojo en el cielo durante las últimas horas del domingo y las primeras del lunes fue el barrio de Nazaret, una zona que sufre inundaciones cuando en Valencia llueve torrencialmente, como el lunes por la tarde. No en vano, la Asociación de Vecinos de Nazaret ha reclamado en varias ocasiones que el puerto adecente el desagüe de Benimar para evitar estas inundaciones. «El agua no ha bajado hasta que el puerto ha autorizado a la cuba del Ayuntamiento a entrar al recinto portuario para actuar», comentó ayer el presidente de la entidad, Julio Moltó.

Sin ir más lejos, ayer amanecieron con calles anegadas en las zonas más próximas al puerto. La calle Mayor también tuvo problemas, pero las más afectadas fueron Algemesí, Manuel Carboneres, Sech , Isabel Nebrada, Mascarat o Castell de Pop, entre otras. «Esperemos que el Ayuntamiento defienda al barrio frente a un puerto que incumple su obligación de hacer un mantenimiento adecuado del desagüe», reivindicó Moltó. La zona del cuartel de Cantarranas también registró ayer una importante subida del nivel del agua.

También Camins al Grau sufrió inundaciones, sobre todo en solares y parques. Es el caso del situado en la esquina entre la calle Padre Tomás de Montañana. Ahí hay un parque que ayer estaba inutilizaba y un solar vallado, junto a otro que se utiliza como aparcamiento, que era una auténtica laguna. Preocupa entre los vecinos la proliferación de mosquitos en estas balsas de agua de lluvia, pero todo parece indicar que las bajas temperaturas complicarán su aparición.

En otros barrios también hubo problemas. Es el caso de Malilla, donde ayer la Asociación de Vecinos de Malilla daba por inaugurados los «parques acuáticos por Navidad» formados por el agua de lluvia en los solares situados junto a Amparo Iturbi y el comienzo de la avenida Peris y Valero, al lado de la playa de vías de entrada a la Estación del Norte.